con el 95% de los votos

Lakuntza asume el liderazgo de ELA con la bandera de la huelga

El nuevo secretario general reafirma la línea de confrontación con gobiernos y patronal

08.02.2020 | 23:38
Adolfo ‘Txiki’ Muñoz y Mitxel Lakuntza se abrazan tras ser designado este último secretario general de ELA.

El nuevo secretario general reafirma la línea de confrontación con gobiernos y patronal

DONOSTIA - Mitxel Lakuntza, elegido ayer secretario general de ELA en sustitución de Adolfo Txiki Muñoz tras su retirada, realizó una cerrada defensa de la huelga como instrumento "imprescindible" para lograr "conquistas" laborales en su primer discurso como máximo responsable de la central sindical mayoritaria en la CAV.

Los miles de asistentes al congreso extraordinario de ELA en el Kursaal de Donostia ovacionaron la designación de Mitxel Lakuntza, que junto con el resto del nuevo comité ejecutivo recibieron el respaldo del 95,02% de los votos frente al 3,84% de negativas y un 1,14% de votos en blanco.

Lakuntza avanzó que mantendrá una línea continuista en esta nueva etapa porque ha reportado buenos resultados al sindicato. "Este sindicato seguirá con vocación de actuar como contrapoder, con la organización y la militancia como norte y promoviendo huelgas", afirmó. Precisamente este derecho laboral centró una buena parte de su discurso. Firme defensor de la huelga como ya desveló en apariciones públicas previas a su nombramiento, el secretario general opinó que algunas mejoras en las condiciones laborales solo son posibles si se utiliza esta herramienta.

No es la única virtud que atribuyó a la huelga, puesto que afirmó que también contribuye a "empoderarnos" al "recordarnos quiénes somos, por qué luchamos y a quién tenemos delante". A este respecto, recordó un episodio que ejemplifica la afirmación y que está recogido en una publicación de la central sindical donde una trabajadora indica que "una huelga es difícil pero todas tendríamos que vivir una porque ahora nos sentimos más fuertes".

En esta línea, añadió que además la huelga sirve de referencia para los demás trabajadores y explicó que, cuando un colectivo de personas consigue sus objetivos laborales a través de este instrumento, lanzan el mensaje "si nosotros lo hemos logrado, ¿por qué no lo vas a hacer tú?".

Por ello, consideró necesario utilizar más a menudo las huelgas y alargarlas hasta conseguir su objetivo. "Los 1.100 euros que paga nuestra caja de resistencia son una de las mejores inversiones que puede hacer un sindicato", aseguró. El secretario general de ELA consideró necesario intensificar la lucha sindical en un momento en el que "el auge de las políticas de ultraderecha" tiene como consecuencia "más precariedad" a la que el sindicato hará frente como "prioridad".

En esa línea, Lakuntza reconoció que las personas que tienen unas condiciones laborales precarias se encuentran con mayores dificultades para organizarse por "miedo". Y ante este obstáculo animó a todos los militantes de ELA a "esforzarse" en identificar a los trabajadores y trabajadoras que se encuentran en esta situación y ofrecerles su apoyo para que se organicen y luchen por mejorarla. "Tenemos claro que si no somos útiles en los ámbitos precarios el sindicato no tiene sentido", aseveró Lakun-tza, no sin matizar que son los empleados y empleadas quienes deben tomar la decisión y que el papel de un sindicato debe ser acompañarles una vez hayan optado por realizar una acción.

La lucha por la mejora de las condiciones laborales será más fructífera si se hace en colaboración, consideró Lakuntza, quien abogó por establecer alianzas. El sindicalista navarro se refirió al deseo de ELA de "compartir estrategia" con LAB para "ser más fuertes", pero lamentó que "es evidente que hoy eso no es posible".

No obstante, mantuvo su apuesta por una colaboración intersindical con objetivos comunes, que en su opinión han de ser, de nuevo la importancia de la huelga, junto con la autonomía sindical. "Si se quiere medir la salud de las alianzas la mejor señal sería que hacemos huelgas conjuntamente", redundó.

El secretario general abordó en su primer discurso en el cargo otras cuestiones de corte más político, en las que deslizó críticas tanto al Gobierno vasco al que acusó de fomentar la temporalidad, ser "cada vez más autoritario" y favorecer a la patronal, como al Gobierno de Nafarroa que no ha propiciado "aún el cambio político y social", aunque en ese caso fue más benévolo al reconocer que "ha hecho cosas y se las hemos aplaudido".

El cambio climático o el proceso soberanista, sobre el que ELA aprobó una ponencia, fueron otras cuestiones que repasó Lakuntza, junto al feminismo. El comité ejecutivo que trabajará con Mitxel Lakuntza es reflejo de la apuesta de ELA por fomentar la igualdad de géneros. El equipo está formado por Amaia Muñoa como secretaria general adjunta, Amaia Aierbe, Xabi Anza, Maialen Aranburu (única incorporación, en el área de Acción Social), Iván Giménez, Laura González de Txabarri, Pello Igeregi, Mikel Noval, Leire Txakartegi, Eustakio Uranga y Joseba Villarreal.

noticias de deia