cierre del astillero

Trabajadores exigen a los gobiernos vasco y español que compren La Naval porque "solo es cuestión de voluntad política"

Cientos de personas se manifiestan en Barakaldo en defensa del  astillero de Sestao

08.02.2020 | 18:42
Manifestación de los trabajadores de La Naval en las calles de Barakaldo

Cientos de personas se manifiestan en Barakaldo en defensa del  astillero de Sestao

BILBAO.  Tras la manifestación, que ha contado con la presencia de  representantes de todos los grupos políticos así como de los alcaldes  de Ezkerraldea, el comité de empresa ha dicho que esperan que  comience de manera inminente la llegada de cartas de despido para  los 173 empleados directos de La Naval, de los que 150 tienen  garantías de recolocación en los astilleros públicos de Navantia en  diversos puntos del Estado. Según sus estimaciones, el cierre del  astillero puede supone en total la pérdida de alrededor de 3.000  empleos por la industria auxiliar y servicios afectados.

"Comprar La Naval ahora solo es cuestión de voluntad política. Los  dos Gobiernos son los únicos responsables de que La Naval, se cierre  o no. De que la margen izquierda, pase a ser una zona con tejido  industrial o no. De que crezca el empleo y se recupere la economía o  no. De que disminuya la desertización industrial y demográfica o no",  han advertido mediante un comunicado.

El comité de empresa ha acusado, además, a los dos Ejecutivos de  "falta de interés en buscar soluciones que eviten el cierre del  astillero", a pesar de que, según asegura, la Unión Europea permite  la adquisición de la fábrica por los dos Gobiernos "siempre que no  implique transferencia de recursos a la empresa".

Desde el comité de empresa han advertido de que el cierre de La  Naval supone "la perdida de 3.000 empleos entre plantilla, industria  auxiliar y servicios, lo cual es añadir paro y miseria a la falta de  futuro que ya padecemos en Ezkerraldea".

En ese sentido, ha afirmado que mantener la Naval abierta hoy,  "representa una fuente de trabajo y empleo para mañana de futuras  generaciones". "Nuestra lucha por lo tanto es solidaria. Es por lo  tanto una responsabilidad de todos quienes estamos aquí continuar  movilizándonos de manera conjunta hasta conseguir que La Naval no se  cierre y no se pierda la capacidad de generar en empleo en la zona",  han asegurado.

En el comunicado, el comité de empresa ha dicho que los gobierno  vasco y central "pueden comprar los activos empresariales de La Naval  al administrador concursal, siempre que no implique transferencia de  recursos a la empresa". "Una compra así, en estos términos no sería  ayuda de estado y no va en contra del articulo 107 del tratado de  funcionamiento de la Unión Europea", han insistido, para precisar que  la compra "tendría que ir acompañada de un proyecto empresarial  viable, que sea atractivo, que se vea respaldado por un Plan de  negocio en el medio/largo plazo y con una carga de trabajo para tres  o cuatro años".

Tras asegurar que la operación de compra "se puede desarrollar de  la misma maneras que lo haría un operador privado en una economía de  mercado", han afirmado que "la necesidad de un inversor privado, no  es determinante", por lo que los gobiernos "no pueden seguir poniendo  excusas" y "deben poner en marcha la compra de los activos del  astillero con o sin inversor de acompañamiento".

Según han insistido, "comprar La Naval ahora solo es cuestión de  voluntad política", y han exigido la convocatoria "inmediata" de la  mesa de negociación, que lleva "dos meses sin reunirse".

"Tenemos un barco a medio hacer, con trabajo para 20 meses y  empleo para más de 1.000 personas, los gobiernos central y vasco  tienen que invertir en La Naval, porque pueden hacerlo y supone que  el astillero no se cierre", han demandado.