Eusko Label Liga de 2019

Igualdad puntual

Orio tiene encarrilada la Eusko Label Liga gracias a su buen inicio pero, a la hora de luchar por las banderas, el número de candidatos crece

09.02.2020 | 10:11
Orio realiza una ciaboga durante la Bandera de Sestao, con Santurtzi en segundo plano. Foto: José Mari Martínez

bilbao - La Eusko Label Liga de 2019 arrancó su andadura con un cartel donde la igualdad era la palabra más destacada. El abanico de candidatos era más grande que nunca, estaba en todas las previsiones y no había un favorito claro a pelear por la Corona. Aunque una vez llegado el ecuador de la competición, poco queda de esa lucha en lo que respecta a la clasificación general. Orio tiene encauzado su camino hacia el título y aventaja en doce puntos a Zierbena. Solo el día a día muestra pequeños retazos de esa igualdad esperada. A la hora de encenderse el semáforo verde sí que aparecen muchos candidatos y ya son cuatro los equipos que saben lo que es ganar una bandera y Donostiarra y Urdaibai también estuvieron cerca de triunfar en un día puntual.

La lucha por la Corona es un ejercicio de regularidad. La Eusko Label Liga no se gana en un día, pero sí que puede llegar a perderse. Muchas veces la clave de la victoria no está en las banderas, si no en no fallar y Orio está siguiendo esa ley a rajatabla. Comenzó con un dominio abrumador sobre el resto de sus rivales y, una vez que estos lograron asentarse, consiguió defenderse con mucha seguridad, siendo la única trainera que todavía no ha cosechado ningún puesto fuera de la tanda de honor. No solo los números y las sensaciones apoyan a los oriotarras, la historia está a su favor. En ninguna edición de la competición se remontó una ventaja como la que tienen los aguiluchos en este momento y ostentan el segundo mejor arranque visto hasta la fecha, superados únicamente por el de Castro en 2009 y a la par del de Kaiku en 2013 y del de Hondarribia en 2015. Todos ellos terminaron como campeones de liga.

Por ello, con la Corona prácticamente decidida a favor de Orio, la lucha de los clubes está centrada en destacar en días puntuales. En esa batalla sí que mantiene el abanico de candidatos anunciado al inicio del curso. El pasado fin de semana fue el ejemplo perfecto de ello: los oriotarras no pudieron ganar ninguna bandera y los triunfos fueron para Hondarribia y Santurtzi. Es la tónica de esta competición. La San Nikolas no falla, pero el resto de tripulaciones puede aparecer también cualquier día y ya son cuatro los ganadores en este curso.

En esa batalla están inmersos de lleno Zierbena y Santurtzi. Un par de malos resultados condicionaron sus opciones de pelear con garantías por la Corona y ahora necesitan protagonizar una remontada histórica para entrar de nuevo en la pugna por la liga. Aun así, su fortaleza en cada fin de semana es evidente. La Sotera ya tiene dos trapos en su palmarés y los galipos también conocieron las mieles del éxito en una ocasión. Estas dos tripulaciones rindieron a buen nivel desde la regata de Bilbao y con el paso de las jornadas no solo están manteniendo su rendimiento, sino que van a más. Esta progresión les hace ser claros candidatos a alzarse con los campeonatos y les permite soñar con estar en la batalla dentro de la Bandera de La Concha.

La cita donostiarra y los campeonatos son el escenario donde puede brillar Urdaibai después de quedar descartado en la lucha por la liga. Y es que, los bermeotarras protagonizaron la sorpresa negativa con su flojo inicio y a medida de que avanza la temporada van a más. La calidad que hay en sus tostas empieza a salir a la luz y ya dieron su primer zarpazo en el Campeonato de Bizkaia. Los días puntuales son su gran objetivo, sin descuidar la clasificación para intentar entrar en la tanda de honor.

El descenso Por otra parte, la lucha por descenso es cosa de tres: San Pedro, Astillero y Lekittarra. La cuadrilla preparada por Osertz Alday sufrió un pequeño varapalo este fin de semana pero todavía mantiene una renta de seis puntos con el play-off. Mientras, Kaiku y Ondarroa, que están lejos de la cabeza, transitan en una zona cómoda, sin notar las urgencias de las posiciones más bajas.