El portazo de Peio Etxeberria

Tras vencer el mano a mano de Promoción, el de Zenotz ganó la feria de San Fermín y lidera el Masters de Verano

27.07.2021 | 19:11
Peio Etxeberria posa en las gradas del frontón Labrit de Iruñea.

"Este quizás sea el momento que más estoy disfrutando de mi carrera en profesionales", recita Peio Etxeberria (Zenotz, 1998). Después de haber dado la talla en el Manomanista de Primera y de haberse erigido como un manista en firme progresión hacia el estelarismo en una empresa trufada de minas en la delantera –Aspe posee perlas incontestables en los cuadros alegres como Jokin Altuna, Joseba Ezkurdia, Iker Irribarria o Danel Elezkano, y se puede contabilizar Erik Jaka hasta mayo, mes en el que fichó por Baiko–, los rectores técnicos de la empresa de Eibar no optaron por el navarro para su inclusión en el mano a mano de 2021. Sorprendió la alineación en Promoción, categoría que parecía olvidada dado su nivel. Aun así, el zenoztarra superó la vitola de favorito y la presión generada por tal para coronarse con superioridad.

"Todos los pasos son positivos bajo mi punto de vista. Para otros podía haber sido un paso atrás, pero yo no lo vi así. Las cosas suceden por algo. El pelotari tiene que competir. Tomo cada partido como algo ilusionante; si lo coges de otra manera, te amargas", explica Etxeberria. Es su filosofía. "El Manomanista fue difícil. Iker Salaberria, por ejemplo, siempre ha sido una roca muy difícil en mi carrera. Estoy contento por haberlo superado", especifica.

El verano llegó con la entrada en el Cuatro y Medio de San Fermín –ganó a Darío y perdió en cuartos con Ezkurdia– y el premio de estar entre los elegidos para la feria iruindarra. Acabó triunfando junto a un mayúsculo José Javier Zabaleta. "Fue bonito. Es una pena que no fuera un San Fermín como el de otros años. Zabaleta es uno de los mejores zagueros y tengo una gran relación con él. Fue emocionante, porque me enfrenté a primeros espadas", declara el zenoztarra.

El trofeo sirvió para allanar el terreno hacia el Masters veraniego, que lidera junto a Jon Ander Albisu. Es un delantero que da espectáculo y garantía. El portazo de Peio. "Nunca me hubiera imaginado estar como líderes del Masters. Todos los pasos son pequeñitos y estar con los mejores, viéndome entre ellos, es una suerte para mí", recita el puntillero navarro, quien explica que "estoy muy a gusto con Jon Ander, que es un tío de sobresaliente tanto dentro de la cancha como fuera". Este sábado se enfrentan a Altuna III-Aranguren en Zeanuri, a partir de las 22.00 horas. Una de las dos combinaciones perderá el invicto.

EN RACHA


Así las cosas, Peio Etxeberria acumula catorce partidos en el retrovisor desde mayo. Solo ha perdido dos: un telonero con Martija ante Ezkurdia y Bikuña (22-16) y la eliminatoria de la jaula sanferminera ante, de nuevo, Ezkurdia (22-15). En julio no conoce la derrota. "Es algo bonito, pero soy consciente de que llegarán rachas opuestas. Lo importante en el deporte profesional es aprovechar los buenos momentos y cortar pronto los malos", finaliza el manista de Aspe. 

noticias de deia