Bera Bera 30 - 27 Zuazo

El Zuazo pierde con honores

El conjunto rojinegro cae en un derbi en el que mereció más frente a un líder Bera Bera al que retó en la primera mitad y tuteó en la segunda

07.11.2021 | 00:16
La rojinegra Erauskin lanza a portería ante la atenta mirada de la defensa del Bera Bera. Foto: Javier Colmenero

Bera Bera30

Zuazo27

SUPER AMARA BERA BERA: Fernandes, Arrojería (4), Oliveira (8), Gil, Menéndez, Boada (1), Bautista, Hernández (3), Cavo (3), Echeverria (2), Cesáreo, Prieto, Loidi (1), Polonio (6), Etxeberria (2) y Moreno.

ZUBILETA EVOLUTION ZUAZO: Ezbida, García (1), Velasco, Sánchez (1), González, Isabel (4), Berasategi (1), Encina (3), Erauskin (3), Amonarriz, Aguado, Blázquez, Romero, Permach (7) y Magdalena (7).

Parciales: 1-3, 3-5, 6-9, 8-12, 11-14, 15-17 (al descanso); 18-17, 20-19, 24-22, 25-22, 27-25 y 30-27.

Árbitros: Alfredo Arcos y Carlos Luque excluyeron a las locales Menéndez, Echeverria y Loidi; y a Velasco, Berasategi y Encina del Zuazo.

Incidencias: Partido disputado en el Antonio Gasca de Donostia.

Esta temporada, el Zubileta Evolution Zuazo lleva menos puntos de los que merece. Lo dejó caer su entrenador Joseba Rodríguez en la previa del duelo ante el Bera Bera y quedó demostrado tras el derbi disputado ayer en el José Antonio Gasca. Porque el conjunto rojinegro no solo tuteó al líder de la Liga Guerreras Iberdrola, sino que lo tuvo contra las cuerdas en la primera mitad. Le obligó a aplicarse durante los sesenta minutos. A no dejarse llevar si quería asegurarse la victoria. Y, sin embargo, el Zuazo se marchó de Donostia con una derrota, con la impresión de haber estado muy cerca de arañar al menos un punto y con la sensación de haber dejado escapar vivo a un Bera Bera que no suele dar muestras de flojear.

Así, ayer en Donostia se enfrentaron dos equipos en realidades opuestas: un Bera Bera líder e invito y un Zuazo con solo dos victorias en su haber, en plena lucha por alejarse de los puestos de descenso. Sin embargo, el primer minuto ya dejó entrever que ni el pasado ni las estadísticas tienen validez en un derbi. Y es que fueron las rojinegras quienes saltaron mejor al parqué. Más seguras. Más fiables. Noquearon al rival gracias a la labor colectiva. Movieron la pelota con criterio y velocidad, conectaron con una Permach enorme y se multiplicaron en defensa. Así se pusieron por delante en el marcador ante un Bera Bera que se mantenía a flote gracias a los latigazos de Oliveira, que demostró por qué es la máxima artillera del líder de la categoría. La lateral brasileña fue lo más destacado del conjunto local en una primera mitad en la que el Zuazo noqueó a las favoritas al título hasta el punto de marcharse al descanso con ventaja (15-17). Dos tantos que, no obstante, pudieron ser más.

Con todo, la segunda parte abofeteó al Zuazo con la realidad. El Bera Bera tenía más banquillo, mejor rotación. No acusaba tanto el cansancio y por ello se dedicó a correr. A desgastar las piernas de las rojinegras. Porque jugar sobre el parqué del líder siempre pesa más. De esta forma, nada más volver de los vestuarios, en el minuto 34, el conjunto donostiarra logró empatar y remontar. Pero las barakaldarras no permitieron que se echara por tierra todo el sudor de la primera mitad. Se mantuvieron en la pelea. No dejaron marcharse al rival. Rozaron el empate, pero ni el palo ni la portería donostiarra lo permitieron. La llamada suerte del campeón.

A pesar de ello, el reloj jugaba a favor de las locales, que aprovecharon varios contraataques para poner tres goles de por medio para dejar sentenciado un derbi vibrante en el que el Zubileta Evolution Zuazo, por trabajo, esfuerzo y calidad, mereció muchísimo más.

noticias de deia