El tiempo se agota para el reto de Alex Txikon

El día 28 caduca el permiso para subir al Manaslu y Moro decide abandonar

24.02.2021 | 00:50
Txikon y Garamendi en el Manaslu.

El próximo 28 de febrero expira el permiso que posee la expedición de Alex Txikon para tratar de hollar la cima del Manaslu. Aunque cabe la posibilidad de ampliar la concesión, el italiano Simone Moro, el otro líder del grupo junto al alpinista vizcaino, ha decidido abandonar el intento.

El italiano ya renunció al segundo y último ataque a la cima llevado a cabo por el equipo. Moro decidió permanecer en el Campo Base, adonde tuvo que descender tras prestar sus crampones a Iñaki Álvarez, que perdió uno de los suyos. Simone barajó solicitar una extensión del permiso, pero lo ha desechado. "Lo pensé, pero reflexioné sobre las señales que el destino y los trágicos acontecimientos de este 2021 me enviaron. Además siempre hice mis invernales entre el 21 de diciembre y el 28 de febrero", explicó, diciendo adiós al tercer intento de coronar el Manaslu en la estación más complicada, tras los de 2015 y 2019. "Mis límites y habilidades son inferiores a los de la montaña que he conocido en estos tres inviernos. La aceptación de esto me ha permitido sobrevivir a mis sueños y que prevalezca mi cabeza al corazón", expresó.

En cuanto a Txikon, tras dos asaltos fallidos –en el último alcanzó los 7.050 metros de los 8.163 de la octava montaña más alta del planeta–, aguarda en el Campo Base a la espera tomar una decisión que gira en torno a tres opciones: realizar un tercer intento antes del día 28, solicitar una prolongación del permiso para avivar las opciones de completar el objetivo de una ascensión invernal –el margen se ampliaría hasta el 20 de marzo– o renunciar al objetivo.

Los partes meteorológicos, según Moro, no son halagüeños. "Se esperan vientos muy fuertes, de más de 175 km/h hasta principios de marzo. Prefiero la renuncia a una estoica resistencia más allá de febrero", apuntó el italiano, para quien "las condiciones de la montaña y las meteorológicas" han sido decisivas. De hecho, lamentó que "las grietas que nos encontramos en la vía normal a mediados de enero y la variante nueva que abrimos consumió los días estables", los que hubieran concedido más posibilidades de éxito.