Urdaibai no quiere cambiar el rumbo

Los bermeotarras aprovecharon el fallo de sus rivales y son los nuevos líderes de la Eusko Label Liga

28.07.2020 | 00:10
Urdaibai, en plena acción durante la regata del sábado.

 La Eusko Label Liga dio un vuelco este último domingo. Santurtzi, el líder incontestable de este inicio, falló y Urdaibai tomó el relevo. Los bermeotarras aprovecharon el mal día de sus rivales para encaramarse a lo más alto de la general y confirmar que su crecimiento es una realidad. Dos banderas logradas de forma consecutiva y un segundo puesto tras vencer en la tanda de honor. La Bou Bizkaia alargó su racha y fue la más rápida del último fin de semana. Urdaibai dejó claro que la fase de adaptación al nuevo bloque y a su entrenador ya son pasado, es una embarcación capaz de pelear por todas la banderas y ahora deberá defender su posición en lo más alto de la tabla ante varios aspirantes que quieren volver a dar otro vuelco a la competición.

Urdaibai arrancó el fin de semana con la moral alta tras ganar en Orio con un último largo sobresaliente. La regata de Bilbao fue la oportunidad para comprobar si ese triunfo fue una casualidad o el potencial estaba ahí. Llegó la victoria y, en Lekeitio, un segundo puesto que sirvió de refuerzo. Atrás quedó esa Bou Bizkaia irregular que perdía muchos segundos en momentos puntuales de las regatas, la trainera vista este último fin de semana dio una imagen de solidez tremenda y con la capacidad de navegar muy rápido. "Desde el principio teníamos momentos de brillo pero no conseguíamos redondear las jornadas. Hemos cambiado el bote y con el bote viejo las sensaciones vuelven a ser las de siempre. Estamos andando muy bien, redondeando las regatas y la verdad es que nos está saliendo todo a pedir de boca", comenta Jon Elortegi, que ve cómo cada día que transcurre la embarcación se parece más a la idea que tiene en la cabeza.

El liderato fue una sorpresa hasta para el propio entrenador vizcaino: "Si me lo hubieran dicho el mismo sábado no me lo habría creído. Fue un cúmulo de circunstancias lo que hizo que fuéramos líderes. Estuvimos ahí y lo aprovechamos. Lo que intentaremos ahora es afianzarnos poco a poco ahí". El error de Santurtzi, que hasta la fecha no había fallado ningún día y en Lekeitio cayó hasta el undécimo puesto, permitió que Urdaibai se hiciera con el maillot cuando pocos lo esperaban. "Sí que hicimos una buena regata pero también tuvimos mucha suerte con la clasificación. Casualmente Santur tzi y Orio, que eran los que estaban por delante, tuvieron un día malo y se vinieron abajo", reconoce Elortegi.

Urdaibai está en lo más alto y gran parte de ello se lo debe a su explosión de las últimas semanas, pero los bermeotarras también supieron aguantar y salvar los días complicados desde un segundo plano, instalados desde el inicio en la tanda de honor. "La idea era salir de la cuarta jornada, en la que había jornadas muy peligrosas, en la tanda de honor. La verdad es que quitando esas jornadas iniciales, en las que ninguno teníamos claro dónde estábamos, nos están saliendo bien las cosas y esperemos que podamos seguir en esa línea", apunta el entrenador de Barrika. Urdaibai cuenta con un séptimo y un sexto puesto en sus estadísticas de esta temporada. Sin embargo, lo que sería un lastre en una temporada normal, en este año de locura es hasta una virtud.

Este nuevo escenario en el que se encuentra Urdaibai no cambia los planes de su entrenador. El liderato o pelear por la liga no son una obsesión y en la mente de Elortegi solo está el día a día: "Estamos haciendo las rotaciones que teníamos previstas y por ejemplo el domingo debutó Iker Portugués. Líderes o no, no va a cambiar nuestro rumbo. Seguiremos haciendo las rotaciones e iremos a cada jornada dispuestos a dar nuestro cien por cien. Si eso supone meternos en la pelea de la bandera, perfecto, y cuando acabe veremos dónde nos encontramos", afirma Elortegi. Sin obsesionarse con la Corona. En Urdaibai no hay prisas, pero ya dejaron claro que están dispuestos a aprovechar hasta la mínima oportunidad que se les presente para asaltar la bandera.