Gran Premio de Gran Bretaña de MotoGP

Márquez domestica a las Yamaha

el líder del mundial de motogp logra en silverstone una nueva pole al aprovechar el rebufo de rossi

09.02.2020 | 13:19
Márquez, sobre la Honda, durante la calificación.

Silverstone - Marc Márquez lo volvió a dejar claro al conseguir en los entrenamientos oficiales del Gran Premio de Gran Bretaña de MotoGP en el circuito de Silverstone su octava pole de la temporada, la cuarta consecutiva, y con nuevo récord absoluto incluido del trazado inglés. El catalán endosó a sus inmediatos perseguidores, Valentino Rossi y Jack Miller, más de cuatro décimas de segundo. Fabio Quartararo, que había dominado casi todo el fin de semana al final se tuvo que conformar con la cuarta plaza.

Una vez más la estrategia de Márquez y su equipo fue la acertada, trabajar para conseguir un buen ritmo de carrera durante todo el fin de semana y dejar para el final la pelea por una buena clasificación en la formación de salida, y lo mejor del caso es que tanto un objetivo como el otro acabaron en posesión del quíntuple campeón mundial de MotoGP. Nadie puede cuestionar que el ritmo de Márquez es sólido, constante y muy alto y, con los deberes hechos, ahora tampoco se podrá pensar que no es rápido.

Con una estrategia una sola parada, como todos sus rivales, Márquez salió una primera vez a pista, rodó muy rápido, pero no pudo evitar que le superase Quartararo con su Yamaha, a la sazón el más rápido durante las tres primeras sesiones de entrenamientos libres. Pero tras el pertinente paso por talleres para cambiar de neumáticos, las prisas forzaron situaciones muy distintas para los pilotos, en el caso de algunos obligados a forzar para no verse muy atrás en la clasificación y en el caso de otros, como Márquez, con solvencia como para esperar el momento oportuno para iniciar su asalto a la pole.

Y ese momento llegó con Valentino Rossi por delante de él como referencia y, en su caso, obligado a intentar mejorar al ser superado por varios rivales como Jack Miller, Quartararo o Maverick Viñales. En esas condiciones Rossi estaba obligado a tirar sin mirar atrás para intentar dar un paso adelante y Márquez lo utilizó de referencia y acertó, pues en su paso por meta el italiano paró el crono en 1:58,596 y el catalán literalmente pulverizó ese registro para establecer un nuevo récord de la categoría.

lorenzo no reacciona Y si Márquez fue la cara, su compañero de equipo, Jorge Lorenzo, protagonizó la cruz. De vuelta tras cuatro grandes premios de baja por la lesión que sufrió en Assen, el balear no fue ni una sombra de lo que era. Saldrá vigésimo primero.