Federer, a un paso de su noveno título

El suizo jugará ante Novak Djokovic la final de Wimbledon tras vencer a Rafa Nadal en un duelo que manejó desde el resto

09.02.2020 | 09:03
Roger Federer celebra su triunfo sobre Nadal.

El suizo jugará ante Novak Djokovic la final de Wimbledon tras vencer a Rafa Nadal en un duelo que manejó desde el resto

BILBAO. Novak Djokovic y Roger Federer, los dos primeros cabezas de serie, disputarán mañana la final de Wimbledon. Para el serbio, será la sexta y en las cinco anteriores solo le ha ganado Andy Murray. Para el suizo, es la duodécima en busca de su noveno título, con lo que igualaría a Martina Navratilova. Será la tercera entre ambos en el Grand Slam londinense, con dos triunfos anteriores para el serbio en 2014 y 2015. Además, esta final se convierte en el cuadragésimo octavo duelo entre ambos, en la segunda rivalidad más repetida en la Era Open del tenis. Sin embargo, en partidos a cinco sets no se enfrentan desde la semifinal del Abierto de Australia de 2016 que ganó Djokovic.

Rafa Nadal trató de impedir esta final, pero no pudo con el juego preciso y rápido de Federer que fue mejor que el balear en los dos aspectos esenciales del juego, el saque y el resto: 7-6, 1-6, 6-3 y 6-4 después de tres horas de juego. Solo en el segundo set Nadal logró imponer su juego, que requería de una velocidad de piernas extraordinaria para recibir los tiros de Federer, que muchas veces caían cerca de las líneas. En el primer set, los dos jugadores impusieron su servicio, pero a partir del segundo la efectividad del de Manacor con su primer saque descendió y el de Basilea apretó hasta sacar 51 golpes ganadores y anotarse un 76% de puntos en la red.

La clave del partido pudo estar mediado el tercer set cuando Federer rompió el servicio de Nadal para colocarse con 3-1 y después levantó un 15-40 que habría permitido a su rival recuperar la igualdad. El saque sacó al helvético de unos cuantos apuros y le permitió llevar la iniciativa ante un Nadal que apenas podía mover a Federer de su zona de confort. Aún así, salvó cuatro bolas de partido, pero a la quinta puso el cierre a su tercera victoria en cuatro duelos en Wimbledon ante su enemigo íntimo. Los otros tres habían sido en las finales de 2006, 2007 y 2008.

Hace un mes en Roland Garros había ganado el balear, pero la hierba es el territorio de Federer y lo hizo valer. Nadal tenía que haber hecho demasiadas cosas bien para ganar y no le alcanzó. "Creo que su resto fue mejor que el mío esta tarde. Cuando eso pasa él tiene ventaja y tiene el control del partido, te sientes más bajo presión que él. Al final del partido jugué mejor, pero ya era tarde. El revés no funcionó igual que los otros días y no podía abrir la pista. Él jugó agresivo y jugó un gran partido", admitió el derrotado, que rechazó que este resultado le pueda pasar factura. "Es un partido de tenis, cuando sabes que vas a jugar partidos de este calibre, tienes que estar preparado para asumir las dos cosas, con una visión global y con una visión calmada. Ni ganar es tan fantástico, ni perder es tan traumático. Esto es el deporte y no creo que haya hecho un mal torneo", reflexionó.

Roger Federer, por su parte, desatacó la dificultad de la victoria porque "al final, Rafa jugó unos tiros increíbles para quedarse en el partido". En general, el suizo apuntó que se había divertido en la pista y que el público "estuvo genial". "El primer set fue increíble y él volvió muy fuerte en el segundo. Pero creo que los mejores puntos cayeron de mi lado y no del suyo", añadió.

luchador bautista Antes, Novak Djokovic había vencido a Roberto Bautista ( 6-2, 4-6, 6-3 y 6-2) en un duelo que el serbio tuvo que trabajar al límite y sacó adelante por su mayor experiencia. El castellonense, en su primera semifinal de Grand Slam, mostró un gran nivel en el segundo set, pero a partir de ahí bajó su nivel en los intercambios y el campeón se lo hizo pagar y le castigó cada error. Bautista tuvo un 15-40 a su favor con 3-3 en el tercer set "y quizás si hubiese ganado uno de esos dos puntos, me habría puesto en situación de ganar el tercer set y habría sido otra historia", reflexionó el jugador de 31 años.

Djokovic coincidió con él y comentó que el duelo "podía haber caído para cualquiera de los dos". De la final ante Federer, dijo que "ya sé lo que esperar". "Es el tipo de partido con el que sueñas cuando eres pequeño, tienes una raqueta y quieres ser parte de ello. Es para lo que he luchado y quiero estar en esta situación", aseguró.

noticias de deia