Real Madrid 3 - Manchester City 1

Otro milagro del Real Madrid que vale una final de Champions

04.05.2022 | 23:46
Los jugadores del Real Madrid celebran el pase a la final de la Champiosn.

Real Madrid 3

Manchester City 1

REAL MADRID: Courtois; Carvajal, Militao (Min. 116, Vallejo), Nacho, Mendy; Casemiro (Min. 75, Camavinga), Kroos (Min. 68, Rodrygo), Modric (Min. 75, Marco Asensio), Fede Valverde; Vinícius (Min. 116, Lucas Vázquez) y Benzema (Min. 104, Ceballos).

MANCHESTER CITY: Ederson; Walker (Min. 72, Zinchenko), Rubén Dias, Laporte, Joao Cancelo; Bernardo, Rodri (Min. 99, Sterling), De Bruyne (Min. 72, Gundogan); Mahrez (Min. 85, Fernandinho), Gabriel Jesús (Min. 78, Grealish) y Foden.

Goles: 0-1: Min. 73; Mahrez. 1-1: Min. 90; Rodrygo. 2-1: Min. 9; Rodrygo. 3-1: Min. 95: Benzema, de penalti.

Árbitro: Daniele Orsato (Italia). Amonestó a Modric, Carvajal, Valverde por el Real Madrid; y a Laporte, Sterling y Zinchenko por el City.

Incidencias: 63.500 espectadores en el Bernabéu.

Lo del Real Madrid y sus remontadas en el Santiago Bernabéu en las noches de Champions comienza a ser algo paranormal. En una noche frenética, cuando ya todos le daban por muerto, incapaz de darle la vuelta al 4-3 de hace una semana en Manchester, los blancos se engancharon a la eliminatoria en el tiempo de descuento y fulminaron a un rival que no se lo creía. El día 28 le espera en París el Liverpool, ante el que buscará su décimo cuarta Copa de Eurpa.

Antes de la enésima resurrección del Real Madrid, el partido fue de pico y pala por parte de los dos equipos. Carlo Ancelotti apostó de inicio por Fede Valverde, con el objetivo inicial del técnico italiano de reforzar el centro del campo con un cuarto integrante, dejando en el banquillo a Rodrygo, que luego se convertiría en el gran protagonista de la noche. Carletto armó a su equipo de inicio tras lo ocurrido en el Etihad Stadium, cuando encajó dos goles en los primeros once minutos tras apostar por el tridente ofensivo. Para el Bernabéu recurrió al 4-4-2 como sistema, recuperando a Casemiro respecto a la ida que se perdió por sanción. Pep Guardiola, por su parte, incluyó como novedades en el once inicial a Kyle Walker en el lateral derecho y a Joao Cancelo, en el izquierdo, que no jugaron hace una semana.

El comienzo del encuentro fue prometedor para los locales. La presión alta que ejercieron sobre los ingleses impidió el juego de combinación y vistoso que acostumbra el City. Vinicius, sobre todo, era el protagonista de las acciones ofensivas de los blancos, que con el paso de los minutos perdieron frescura. El Madrid necesitaba un gol para igualar la eliminatoria, pero las ocasiones sobre la portería de Ederson llegaban a cuentagotas. Los pupilos de Guardiola arriesgaban lo justo, con Bernardo Silva y Rodrigo como piezas estelares. Las piernas comenzaron a pesar a los locales, que llegaron al descanso sin inquietar al campeón de la Premier.

Tras el paso por los vestuarios, el dominio del City fue en aumento. Benzema era un islote en ataque, con Modric desfondado, lo mismo que Kroos y Casemiro. Los ingleses olieron sangre y dieron un paso adelante para sentenciar la eliminatoria. Eran los peores momentos del Madrid, que tocó fondo a los 72 minutos cuando Riyad Mahrez hizo el 0-1 tras culminar una buena contra. Parecía que la mística del coliseo blanco pasaba a la historia con el tanto del argelino. Pero noventa minutos en el Bernabéu son molto longos. Y vaya que si son. Que se lo digan al Chelsea o al PSG. O al City.

Los citizens, con el Madrid volcado al ataque en busca de la remontada imposible, porque necesitaba dos goles para forzar la prórroga, pudieron ampliar la renta. Mendy sacó en la línea de meta un gol cantado tras una buena acción de Jack Grealish. Y en el minuto 90, como le gusta esta temporada al equipo de Ancelotti, empezó el enésimo milagro. Rodrygo se adelantó en el primer palo para rematar un servicio de Benzema y poner el 1-1 en el marcador. El miedo comenzó a aflorar en las filas del City. No se lo creían los pupilos de Guardiola, que noventa segundos después recibieron el segundo. De nuevo el extremo brasileño, en esta ocasión de un impecable remate de cabeza, forzó la prórroga. Un varapalo tremendo para los visitantes, que ya no se iban a recuperar. Todo lo contrario que el Madrid, ante el éxtasis de las gradas del Bernabéu.

Aturdido


La prórroga fue del Madrid. Los ingleses, incrédulos por haber dejado escapar una eliminatoria que tenían ganada, no se repusieron. Los blancos, al contrario, estaban en un territorio en el que se mueven muy bien. A los cinco minutos del añadido, Ruben Dias derribó a Benzema dentro del área y el colegiado señaló penalti. El delantero francés no falló ante Ederson y puso por delante a su equipo, con pie y medio en la final de París. Ver para creer.

Pep Guardiola, cariacontecido, en la zona técnica del Bernabéu. Foto: Efe

Con el viento a favor, la figura de Courtois volvió a emerger. El portero belga sacó un par de balones de mucho mérito para desquicio del City, que no pudo llegar a la final de la Champions por segundo año seguido. Al Madrid le espera el próximo día 28 en la capital francesa el Liverpool, un duelo de altura por la Orejona.

noticias de deia