Cristiano la toma con el Cagliari y sus críticos

Señalado culpable del descalabro europeo, muestra su desdén al anotar su tercer gol

15.03.2021 | 01:11
Cristiano es felicitado por Morata y Chiellini.

Cristiano Ronaldo metió tres goles en 32 minutos al Cagliari y firmó el triunfo por 3-1 de Juventus herido por la eliminación sufrida el pasado martes contra el Oporto en los octavos de final de la Liga de Campeones. Extramotivado por las críticas recibidas y hambriento de goles para mantener, al menos a nivel matemático, vivas las ambiciones de título de su equipo, acompañó la celebración de su tercera diana llevando un dedo a una oreja, un mensaje claramente dirigido a sus críticos.

Cristiano completó, con su triplete en el Cerdeña Arena, su lista de estadios de la Serie A en los que marcó al menos un gol. Ya son 18 de los 18 que ha pisado con la camiseta del Juventus y alcanzó los treinta goles esta temporada. De esos treinta, 23 llegaron en la Serie A, de la que es máximo artillero con tres tantos más que Lukaku.

Con la Supercopa italiana ya en sus vitrinas, quiere, a nivel grupal, ir a por su tercera Serie A en tres años, aunque los diez puntos que le separan del Inter (eso sí, con un partido menos) le ponen las cosas muy complicadas, y quiere ganar la final de la Copa Italia contra el Atalanta. Por su alma competitiva, tampoco es imposible presionar al polaco Robert Lewandowski por la Bota de Oro. En este momento, el delantero del Bayern suma 32 goles por los 23 del luso.

Este domingo en el Cerdeña Arena, Cristiano enseñó su arsenal de recursos y siguió perfectamente las promesas realizadas el día anterior con un mensaje en redes sociales. "Más importante que la cantidad de caídas que sufres en la vida, es la rapidez y la fuerza con la que te recuperas...".

Criticado duramente por no haber marcado al Oporto, Cristiano se reivindicó de forma inmediata, con un golazo de cabeza que celebró con habitual grito "Siuu", otro de penalti y selló el triplete en el 32, al superar al meta Alessio Cragno con un potente disparo con la zurda. Fue en ese momento cuando se acercó a una cámara ubicada a pie de campo y se llevó un dedo a una oreja, un gesto claramente referido a sus críticos.

Poco antes, un golazo de cabeza de Lautaro Martínez a falta de cinco minutos para el final le dio al Inter un importante triunfo por 1-2 en Torino y permitió a los hombres de Antonio Conte dar un gran paso hacia el título.