Atlético de Madrid 0 - 1 Chelsea

El Atlético cae ante el Chelsea

El conservador planteamiento de Simeone es castigado con una derrota que obliga a ganar en la vuelta

24.02.2021 | 00:50
Suárez se encara con el defensa del Chelsea Antonio Rudiger.

At. Madrid 0

Chelsea 1

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Llorente, Savic, Felipe, Hermoso (Vitolo, M. 84), Lemar; Correa (Dembélé, m. 82), Koke, Saúl (Torreira, M. 82), Joao Felix (Lodi, m. 82); y Luis Suárez.

CHELSEA: Mendy; Hudson Odoi (James, M. 80), César Azpilicueta, Christensen, Rudiger, Marcos Alonso; Kovacic (Kante, M. 74), Jorginho; Mount (Ziyech, M. 74), Werner; Giroud.

Gol: 0-1, m. 67: Giroud.

Árbitro: Félix Brych (ALE). Amonestó al local Llorente (M. 64) y a los visitantes Mount (M. 1) y Jorginho (M. 65).

Incidencias: Partido de octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el estadio Nacional de Bucarest.

Diego Simeone regresó al pasado, recuperó su espíritu más defensivo y transformó a su Atlético de Madrid en un rival menor, sin ataque ni contraataque, sin más que un plan conformista, conservador e insuficiente, castigado por la chilena de Olivier Giroud que premió al Chelsea y demostró que jugar al 0-0 no garantiza el empate, menos en el rigor de la Liga de Campeones, ahora pendiente para él de una victoria en la vuelta en Londres.

Es una competición que no espera a nadie. No admite matices. Necesita ambición. Si alguien la quiere, tiene que ir a ganarla. Ahora ya no tiene excusa: debe ganar en Londres.

Esa premisa tan natural, tan ligada a la mentalidad ganadora que le ha dado Simeone, no lo fue tanto ayer martes. Si el técnico argentino salió a vencer su partido lo hizo en su manera más peculiar y más defensiva, más habitual en el pasado que en esta temporada, cuando el paso adelante generó tantos o más resultados.

El Atlético fue más que decepcionante ayer martes. Su propio temor lo hizo menor a un adversario que, desde ninguna perspectiva desde la que se mire, es mejor que el conjunto rojiblanco sobre el papel. Quizá en presupuesto, o ya ni eso. Sí lo fue sobre el terreno de juego, porque sí fue a por el encuentro. Desde esa perspectiva diseñó Simeone el encuentro. No fue una emboscada. Su plan no ofendió. No sacó partido el Atlético ni en ataque ni al contragolpe, al menos todo el que pretendía más allá de algún arreón trompicado y esporádico que siempre pareció más de lo que realmente fue, porque terminó sin una sola parada de Mendy. El Atlético fue sólo defensa. Hasta el minuto 67, si el plan era el 0-0, le había salido bien, porque el Chelsea es lo que es. Hoy por hoy, un buen equipo sin más, que controló la pelota y desbordó poco. Pero jugar tanto a defender, a conservar, tiene un precio muy alto. El remate de chilena de Olivier Giroud resolvió.

lazio-bayern múnich
 

Por su parte, el Bayern Múnich aplastó 4-1 ayer martes al Lazio en el estadio Olímpico romano en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones y volvió en plan apisonadora a la competición, que encara como vigente campeón. Los goles de Lewandowski, el inglés Jamal Musiala, el más joven goleador de la historia del Bayern en Champions a sus 17 años y 363 días, el alemán Leroy Sané y un tanto en propia meta de Francesco Acerbi dejaron ampliamente encarrilado el pase a cuartos de final de los hombres de Hansi Flick.