Sin pena ni gloria

La suerte acompañó a Kepa, titular ante Portugal: no paró ni una, dos balones se estrellaron en la madera y Joao Felix falló un gol cantado

08.10.2020 | 01:05
Kepa intenta atrapar el balón acosado por Jota y ante la atenta mirada de Diego Llorente.

Portugal 0

España 0

PORTUGAL: Rui Patricio; Cancelo, Pepe (Min. 46, Rubén Dias), Rubén Semedo, Guerreiro (Min. 68, Semedo); Rubén Neves, Moutinho (Min. 46, William Carvalho) Renato Sanches, Trincao (Min. 79, Diego Jota), Cristiano Ronaldo (Min. 72, Joao Félix) y André Silva (Min. 46, Bernardo Silva).

ESPAÑA: Kepa; Sergi Roberto, Diego Llorente, Eric García (Min. 82, Sergio Ramos), Reguilón (Min. 46, Gayá); Busquets (Min. 61, Rodri), Dani Ceballos (Min. 46, Mikel Merino), Canales (Min. 62, Adama); Dani Olmo, Rodrigo (Min. 46, Campaña) y Gerard Moreno.

Árbitro: Paolo Valeri (Italia). Amonestó a Rubén Semedo por Portugal; y a Reguilón por España.

Incidencias: Amistoso disputado en el estadio José Alvalade de Lisboa, con presencia de 2.500 aficionados.

Lisboa – España exhibió identidad en un brillante primer acto en Lisboa, con una selección renovada que arrinconó a Portugal y a la que solo la faltó el gol, antes de mantenerse en pie ante el sufrimiento del segundo acto cuando fue salvada por la madera en dos ocasiones y perdonada por Joao Félix en la última acción de un amistoso sin tantos pero vibrante. Por lo demás, Kepa pasó el gesto de afirmación de Luis Enrique, que le puso de titular como apoyo moral a su situación en el Chelsea, donde es suplente, sin pena ni gloria. Porque no tuvo que parar ningún balón porque tampoco le tiraron a puerta. Eso sí, en su lugar lo hicieron los palos de su portería, por dos veces.

Luis Enrique respira tranquilo con el presente de la selección. En Lisboa, ante un rival de la entidad del último campeón de Europa, España demostró que tiene un estilo por encima de los nombres. Con varios registros pero un factor común, la personalidad con el balón, la búsqueda de espacios generando superioridad y la finalización de jugada como premisa de vestuario. Las rotaciones masivas no cambiaron la identidad. A España sólo le faltó el gol al descanso para poner el broche a su superioridad.

Juntó Luis Enrique la calidad de Dani Ceballos y Sergio Canales en el centro del campo, la aparición entre líneas de Dani Olmo, el hambre de gol de Rodrigo y un punta de referencia como Gerard Moreno. Pusieron a prueba a Rui Patricio y el portero mantuvo a su selección en el partido.

Ocho llegadas, cuatro disparos a puerta. España fue un rodillo al que le faltó acierto final. Rodrigo desde la frontal en dos ocasiones, Olmo cruzado, Gerard Moreno al lateral de la red un balón muerto. Siete de once futbolistas del equipo titular juegan lejos de su país. Un ejemplo del momento de crisis que vive el fútbol español y del enriquecimiento del grupo con la experiencia internacional.

Solamente desperezó Portugal en los minutos finales del primer acto. Cristiano, con hambre de balón, ganando con un gran salto un balón aéreo para que Moutinho perdonase la única acción de gol. Fue el aviso de lo que ocurriría en el segundo acto. Los lusos se armaron en el centro del campo para darle la vuelta al partido.

Provocó más imprecisión y tampoco ayudó el cambio de perfil de los medios. De Ceballos y Canales a Mikel Merino y el debutante Campaña. España se atascó de golpe. La velocidad en los últimos metros de Portugal iniciaba una fase de sufrimiento para los de Luis Enrique y la madera les salvó. Repelió un zurdazo a la cruceta de Cristiano, que asistió en la segunda, a la llegada libre de marca de Renato, que chutó al travesaño. Los dos balones botaron sobre la línea. La suerte caía del lado español.

Pero el duelo debió caer de lado portugués si Joao Félix hubiese estado preciso en la última jugada. Vio como el balón se metía por debajo de sus piernas cuando, a centímetros de la línea de gol, apareció por sorpresa en el segundo palo tras un córner con testarazo de Semedo. Y sigue sin perder Luis Enrique desde su regreso.