LaLiga santander

La buena imagen no es suficiente

La Real tuvo juego pero no remate y Un gol de Messi de penalti ‘cantado’ desde el var definió el partido

08.03.2020 | 01:29
Leo Messi celebra el gol que dio la victoria al Barça ante la Real Sociedad. Foto: Afp

Barcelona1

Real Sociedad0

BARCELONA: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Alba; Busquets, Rakitic (Min. 74, Arturo Vidal), de Jong; Messi, Griezmann (Min. 85, Ansu Fati) y Braithwaite (Min. 88, Junior Firpo).

REAL SOCIEDAD: Remiro; Gorosabel, Llorente (Min. 71, Zubeldia), Le Normand, Monreal; Guevara, Merino, Ödegaard; Portu, Barrenetxea (Min. 58, Oyarzabal); e Isak (Min. 83, William José).

Gol: 1-0: Min. 81; Messi, de penalti.

Árbitro: Martínez Munuera (comité valenciano). Cartulina amarilla a Lenglet, Messi, Merino, Piqué, Guevara y a Busquets.

Incidencias: Camp Nou, 77.035 espectadores.

barcelona – Un penalti transformado por Leo Messi en el minuto 81, después de la intervención del VAR, salvó al Barça, que recuperó el liderato tras derrotar a la Real Sociedad, después de un ejercicio poco convincente de los de Quique Setién, que volvieron a firmar una tibia actuación. A la Real le faltó definición y ya suma 29 años perdiendo en el Camp Nou.

Los barcelonistas, necesitados imperiosamente de la victoria, tuvieron sus mejores minutos en el primer cuarto de hora de la segunda parte frente a un rival que venía de clasificarse para la final de Copa y tuvo mucho control del juego, pero sin ocasiones claras.

El partido se decidió después de que a Martínez Munuera le avisaran desde la sala de videoarbitraje de un posible penalti. El árbitro recurrió al monitor y confirmó una mano de Le Normand a centro de Arturo Vidal. El penalti lo anotó Messi.

El Barça está saturado. Desde hace tiempo su fútbol no ofrece confianza. A veces parece que quiere y no puede, le falta confianza al equipo de Quique Setién y cuando se mide a equipos con personalidad, sufre, sufre demasiado.

La Real Sociedad de Imanol Alguacil, flamante finalista de Copa, planteó un partido abierto. La mejor noticia para el Barça es que por fin tiene un jugador que va al espacio. Es Martin Braithwaite, una bombona de oxígeno para Leo Messi, con quien se entendió desde el primer minuto del partido.

Desde la banda izquierda, fue el danés quien agitó a su equipo. Intentó los uno-contra-uno, buscó la profundidad y siempre tuvo entre ceja y ceja la meta de Remiro. Suya fue la primera ocasión, en un remate en el minuto 10, y también la segunda (m. 15) y la tercera (m. 16). Más allá de Braithwaite, el Barça no tenía muchos más recursos.

Tuvo problemas para salir con el balón jugado desde atrás, donde Marc André ter Stegen sufrió demasiado; no anduvo fino en la creación Rakitic y el Barça sufrió demasiado en las transiciones, en las que la Real se plantaba fácilmente ante la meta local, eso sí, con poco peligro.

Los síntomas En un arranque de orgullo a la media hora, un robo de Messi a Llorente estuvo a punto de ser el 1-0, aunque la mejor ocasión del Barça no llegó hasta el minuto 40, cuando una combinación entre Braithwaite, De Jong y Messi no fue aprovechada por el argentino.

La Real, apuntó más que disparó, y su mejor opción la generó un gran pase de Barrenetxea que Portu no pudo controlar. Al descanso, como unas cuantas veces ya ha ocurrido en este curso en el Camp Nou, el 0-0 fue el síntoma de lo ocurrido.

Los mejores minutos del Barça se vivieron en el primer cuarto de hora del segundo tiempo. Tuvo Messi más presencia en ataque y los azulgrana tuvieron hasta cinco ocasiones para decidir el partido. El argentino pudo adelantar a su equipo en el 54 y en el 60, pero la más clara fue un remate cercano de Rakitic que salvó Remiro (m. 65) junto al poste izquierdo.

Pero a partir del minuto 70 y ya con Oyarzabal y Zubeldia sobre el terreno de juego, vio como la Real se hizo con el control. Isak y Monreal, éste en una transición, apretaron al Barça hasta que apareció el VAR, en un despeje de Le Normand tras un centro de Arturo Vidal en el 79. Avisaron al árbitro, lo vio en el monitor y señaló penalti que transformó Messi en el 81. Una victoria que le vale al Barça para recuperar el liderato.

eder sarabia se justifica

"Mi esencia no va a cambiar"

El apoyo de Piqué. El segundo entrenador del Barcelona, Eder Sarabia, aseguró que su esencia en el área técnica "no va a cambiar". "Es un tema más de forma que fondo. Es verdad que tenemos que ser un ejemplo para todo el mundo, para los niños, pero voy a seguir viviendo el fútbol intensamente. No voy a cambiar", zanjó Eder en declaraciones a Movistar Fútbol refiriéndose a las imágenes con textos subtitulados del pasado clásico en el Bernabéu criticando a algunos jugadores azulgranas. Por su parte Gerard Piqué defendió a Eder Sarabia y afirmó que los jugadores lo ven "normal" y pese a que les pidió perdón por sus críticas, opinó que les "gusta que haya intensidad en el banquillo".

Otra pañolada a Bartomeu. Como ya sucedió hace dos semanas ante el Eibar, una parte significativa de culés dedicaron silbidos y mostraron pañuelos contra Bartomeu por el Barçagate.

noticias de deia