El arma de la defensa

El Lointek Gernika logra una importante victoria de cara a sus aspiraciones coperas tras anular completamente al Araski en la segunda parte

28.11.2021 | 00:25
Brcaninovic se abre camino ante Seda.

Lointek Gernika69

Araski47

LOINTEK GERNIKA: Silva (5), Buch (2), Arrojo (4), Roundtree (8), Moore (14) –cinco inicial–, Ginzo (15), Bjorklund (6), Brcaninovic (11), Higgs (0) y Ariztimuño (4).

ARASKI: García (0), Atkinson (6), Alonso de Armiño (3), Dongue (15), Seda (6) –cinco inicial–, Asurmendi (3), Pardo (7), Sánchez (6), Gladkova (6) y Zec (0).

Parciales: 17-17, 35-32 (descanso), 50-39 y 69-47.

Árbitro: Lema, Carrera y González. Eliminaron a Brcaninovic, del Lointek Gernika.

Incidencias: Lleno en Maloste.

El Lointek Gernika consiguió una victoria clave en sus aspiraciones coperas ante el Kutxabank Araski (69-47) y se aupó a la parte alta de la Liga Femenina. El conjunto gernikarra ya ha dejado atrás el inicio dubitativo, marcado por el exigente calendario, y lleva ese ritmo de crucero que le permite imponer su calidad semana tras semana. Ya van tres victorias consecutivas. Ayer, a las vizcainas les costó arrancar y en la primera parte dejaron más sombras que luces, pero en la segunda dominaron desde el principio hasta el final, dejando sin opciones a las alavesas, que vivieron los últimos minutos completamente desconectadas, incapaces de encontrar ningún hueco en la muralla que edificó el Lointek Gernika sobre su canasta.

Ganar un derbi no es cosa sencilla. Los dos equipos se conocen muy bien entre sí y ayer hilvanar las jugadas costó un mundo. Ese juego veloz y de transiciones rápidas habitual en las gernikarras apenas apareció con cuentagotas. El Araski supo hacer su trabajo en las labores defensivas y ralentizar el tiempo del partido. Sin embargo, el Lointek Gernika supo adaptarse a este escenario atípico para el equipo. Se reconvirtió y se agarró a un arma que pocas veces suele fallar, la defensa. A falta de puntos propios, minimizó al máximo los del rival y el ataque gasteiztarra se fue diluyendo poco a poco, llegando al final del partido completamente cortocircuitado y sin ninguna idea para lograr canastas en juego, que en el último periodo se pudieron contar con los dedos de una mano.

Buch y Arrojo defienden con intensidad a Sánchez. Foto: José Mari Martínez

lleno en las gradas 

Maloste se presentó con un ambiente de gala para la ocasión. Las habituales camisetas granates se mezclaron esta vez con las numerosas personas desplazadas desde Gasteiz para animar al Araski. La gente tenía ganas de ver un derbi vasco y en los primeros minutos la afición que más disfrutó fue la visitante. El Araski es un equipo que castiga cada error y el Lointek Gernika pagó su impreciso inicio con un parcial desfavorable de 2-9. Pero la reacción llegó con la calma y con Moore y Roundtree percutiendo en posiciones interiores, el encuentro se igualó a 11. A partir de ahí, ninguno de los dos equipos pudo despegar. El Araski hacía daño con Seda y Dongue mientras que las vizcainas respondían con acciones elaboradas y Ginzo de estilete (35-32).

En la segunda parte el partido cambió completamente. El choque siguió siendo muy trabado y costó meterle velocidad al juego, pero ahí el Lointek Gernika supo adaptarse y encontrar la manera para romper el partido. El Araski solo tuvo a Dongue como referencia ofensiva, mientras las vizcainas consiguieron soluciones desde muchos lados. Los sistemas elaborados permitieron muchos tiros de media distancia que acabaron con éxito y la defensa empezó a crecer. Aunque en el último periodo llegó el golpe definitivo. Las gasteiztarras quedaron anuladas completamente y no anotaron su primera canasta en juego hasta los minutos finales, cuando ya estaba todo decidido. Mientras, el Lointek Gernika dio un paso atrás en sus lanzamientos y empezaron a llover los triples para superar la veintena de ventaja y vivir un final de partido plácido en el resultado, aunque un poco emborronado por un par de técnicas finales. La Copa cada vez está más cerca.

noticias de deia