Lointek Gernika 60 - 69 Spar Girona

Vuelta a la tierra para el Lointek Genrika

El Lointek Gernika Bizkaia paga su desacierto desde el triple y suma ante el Girona su tercera derrota seguida en una fase dura del calendario

28.12.2020 | 01:00
Itziar Ariztimuño lucha por proteger la posesión del balón ante la defensa de Ferrari y Elonu.

Lointek Gernika 60

Spar Girona 69

LOINTEK GERNIKA BIZKAIA: Lo (8), Arrojo (11), Bjorklund (10), Roundtree (9), Buch (1) -cinco inicial- Cornelius (7), Ivanovic (0), Alberdi (2), Ginzo (2), Ariztimuño (2), Colhado (8).

SPAR UNI GIRONA: Elonu (12), Vasic (10), Eldebrink (15), Gray (10), Reisingerova (14) -cinco inicial- Palau (4), Labuckiene (4), Ferrari (0).

Parciales: 14-21, 28-38 (descanso), 42-50 y 60-69.

Árbitros: Morales, Iglesias y García. Eliminaron a Reisingerova.


El calendario no perdona y el Lointek Gernika Bizkaia está empezando a sufrirlo en el inicio de la segunda vuelta ya que acumula tres derrotas consecutivas que le han descabalgado de la cuarta plaza y le han alejado de ella. Como ocurrió hace quince días ante el Valencia, el equipo de Mario López cedió ante el Uni Girona, otro del trío que por la diferencia de calidad está dominando con mano de hierro la Liga Femenina, salvo cuando juegan entre ellas. Las gernikarras estuvieron cerca, pero no tanto como en su anterior partido en casa porque volvieron a padecer un mal día en los porcentajes de tiro.

El choque del domingo estuvo igualado hasta el 12-12. A partir de ahí, la ventaja fue siempre de las gerundenses que abrieron brecha gracias a su mayor puntería. A falta de acierto en los lanzamientos lejanos, las de Alfred Julbe cerraron el primer cuarto con diez canastas de dos en once lanzamientos. Julia Reisingerova estaba dando los problemas habituales en la zona, aunque el Lointek Gernika lo intentaba de todas las maneras y varias gracias a su dominio del rebote ofensivo, pero no había manera de anotar con continuidad. La ausencia de la versátil María Araujo no se notó en las filas catalanas, que apoyó su juego en su quinteto titular, todas con más de diez puntos, y propuso una defensa con mucho uso de las manos que, una vez más, los árbitros dejaron hacer.

El Lointek Gernika quería fajarse, pero su falta de inspiración fue una constante. En cambio, las visitantes siempre hallaban alguna solución individual llena de talento para resolver en situaciones rápidas e incluso cuando no había ventaja clara. Así, las vizcainas se colocaron a cuatro puntos (27-31) en el segundo cuarto, pero un parcial de 1-12 a caballo del descanso llevó al Uni Girona a escaparse por quince puntos (28-43) ante un rival que daba muestras de cierto desánimo al ver que las cosas no salían. Las catalanas supieron manejar esa ventaja mientras el conjunto gernikarra no dejó de buscar su oportunidad de engancharse al partido.

Pero una estadística resultaba demoledora al acabar el tercer cuarto: 0 de 10 en triples. El primero llegó en el minuto 31 y fue el más difícil ya que Laura Cornelius anotó desde nueve metros. Esa canasta tuvo un cierto efecto revitalizador para el Lointek Gernika que se puso a cinco puntos (47-52) y pudo acercarse aún más, pero no logró aprovechar un contraataque en ventaja y las catalanas lo castigaron. Primero dos canastas de Chelsea Gray, jugadora All Star y campeona con Los Angeles Sparks en la WNBA, sumó cuatro puntos seguidos para recuperar el mando y después de cuatro minutos en los que las locales buscaron sin éxito el acierto de Angie Bjorklund, la serbia Sonja Vasic, finísima jugadora, clavó un triple letal para el 49-61 a tres minutos del final que sentenció.

El Lointek Gernika Bizkaia tuvo que rendirse otra vez a la evidencia de que esta temporada hay tres equipos lejos de su alcance, pero tendrá que recomponerse porque en Maloste, lamentablemente vacío de ese público que multiplica sus opciones, aún le esperan partidos muy exigentes. Su debe está cuando ejerce de visitante y el domingo tiene otra oportunidad de resarcirse y cortar esta mala racha en la que se ha metido y que le he hecho volver a la tierra cuando había cogido vuelo.