El Lointek halla a tiempo su mejor cara

las gernikarras reaccionan tras un mal primer tiempo y con buena defensa y acierto al final se imponen al araski en su primer triunfo fuera de casa

25.10.2020 | 01:22
Itziar Ariztimuño trata de frenar el intento de penetración de la internacional Anna Cruz. Foto: Jorge Muñoz

Araski54

Lointek Gernika60

KUTXABANK ARASKI: García (2), Abalde (4), Asurmendi (9), Quevedo (17), Seda (9) -cinco inicial- Pardo (0), Cruz (6), Brown (5), Pérez (2).

LOINTEK GERNIKA BIZKAIA: Cornelius (11), Arrojo (8), Bjorklund (14), Colhado (4), Buch (7) -cinco inicial- Lo (10), Ivanovic (0), Ginzo (2), Roundtree (2), Ariztimuño (2).

Parciales: 20-10, 32-22 (descanso), 40-39 y 54-60 (final).

Arbitros: Bravo, Uruñuela y Garvin. Eliminaron a Cruz y Lo.

bilbao – El Lointek Gernika Bizkaia tardó casi 35 minutos en encontrar la pócima contra su maleficio lejos de Maloste y pudo lograr en el derbi ante el Kutxabank Araski su primera victoria como visitante. En el minuto 3, el equipo de Mario López ganaba por 2-6, pero no volvió a ponerse por delante (49-50) hasta que quedaban 2.29 para el final gracias a una canasta de Rosó Buch. En todo ese tiempo, sobre todo en la primera mitad, el conjunto gernikarra había vuelto a mostrar su cara B, esa imagen dubitativa y apocada de anteriores salidas en un duelo muy táctico, como siempre ante el conjunto gasteiztarra.

A las locales les costó arrancar, pero lograron un parcial de 18-4 en siete minutos. El Lointek Gernika sufría para hacer tiros y tampoco en defensa se mostraba contundente. El Araski llegó a colocarse con doce puntos de ventaja en un tramo largo ante un rival que no metía desde lejos y que en ocasiones perdía ventajas por mala calidad en los pases, falta de decisión y confianza para armar el brazo y acababa atrapado en la defensa alavesa. La desventaja al descanso era preocupante y la clave estuvo en la reacción al inicio del tercer cuarto.

Las vizcainas tenían que elevar el ritmo ante un rival con varias jugadoras lejos de su mejor forma y que encima perdió a Tamara Abalde por un esguince. Un parcial de 0-7, con protagonismo de Nogaye Lo, metió al Lointek Gernika de nuevo en el partido y el marcador se estrechó hasta el 34-33 con una canasta de Buch. Era un duelo del siglo pasado ya que entre los dos equipos habían metido un triple al final del tercer cuarto, pero las de Mario López entendieron que había que ganarlo desde la defensa. Laura Quevedo era casi el único argumento ofensivo del Araski y contenerla fue determinante en el último cuarto, en el que el Gernika encontró al fin la puntería.

El primer triple de Angie Bjorklund, tras doce intentos colectivos, contestó a uno María Asurmendi que podía recargar las pilas de las jugadoras gasteiztarras, que ya iban muy justas. Era el momento de dar la puntilla, pero el Lointek Gernika falló cuatro tiros bajo el aro cuando pudo ponerse por delante. Pero no hubo que echarlos en falta porque la puntería desde la larga distancia al menos apareció a tiempo. Un triple de Bjorklund abrió una brecha de cuatro puntos (49-53) a 1.38, Asurmendi contestó y Laura Cornelius, que peca de timidez demasiadas veces, metió otro triple de los que deciden partidos. Luego, la holandesa tuvo que meter dos tiros libres con frialdad para proteger esa ventaja de cuatro puntos a 18 segundos del final y acabar con una situación anómala que corría peligro de hacerse endémica. El Lointek Gernika Bizkaia ya suma fuera de casa y el miércoles llega El Pastor Zamora a Maloste para proseguir la escalada hacia los puestos altos.