Madera de los 90

25.08.2020 | 07:37
Irune, hija de Fausto Orio, juega en Gernika y ha estado concentrada con la selección española U16. Foto: FEB

El verano del coronavirus ha puesto bajo los focos a hijos e hijas de estrellas de la última década del siglo pasado, rescatadas en el confinamiento

EL confinamiento detuvo el baloncesto y obligó a las televisiones a desempolvar sus archivos para ofrecer a los aficionados partidos históricos, de otras épocas. Han abundado, sobre todo, los de la década de los 90, que no se caracterizó por su brillantez estética. Así, se ha podido comprobar que este deporte ha cambiado mucho y ha quedado claro que el paso del tiempo es, por desgracia, inexorable. Esta sensación se ha acrecentado este verano cuando los movimientos de mercado han traído a jugadores y jugadoras que son descendientes de quienes han llenado muchas horas del encierro. El último caso es el fichaje por el Al-Qazeres de la Liga Femenina de Mariella Fasoula, que es la hija de Panagiotis Fasoulas, aquel pívot que formó parte de la mítica Grecia campeona de Europa en 1987 y luego coleccionó títulos en los 90 con el PAOK y el Olympiacos.

Conocidos son los hermanos Willy, Juancho y Andrea, que son hijos de Wonny Geuer, campeona de Europa en 1993, o los Abalde, Tamara y Alberto, cuyo padre Alberto jugó varias temporadas en la ACB a caballo de los 80 y los 90. En Bizkaia hay tres ejemplos. En el primer amistoso del Bilbao Basket, tuvo unos minutos Iñigo Betolaza, hijo de Josean, exjugador del Cajabilbao y que fue muchos años fisioterapeuta de los hombres de negro. Otro ex del conjunto bancario, Fausto Orio, tiene una ilusionante continuación en su hija Irune, que está haciendo la pretemporada con el Lointek Gernika y que ha estado convocada para los entrenamientos veraniegos de la selección española U16. Y el Barakaldo de Liga Femenina-2 ha incorporado a Nicole Murugarren, hija de Sylvie Clavier, que jugó en la máxima categoría con el Divino Maestro de Gasteiz a principios de los 90 y antes en el Getxo.

En la Liga Femenina, juega María Erauncetamurgil, hija de Iñaki Rodríguez, que militó en varios equipos de la ACB. Y en las últimas semanas ha habido en las ligas federativas una cascada de apellidos conocidos de aquella década de un baloncesto industrial. En Valladolid van a coincidir los vástagos de dos antiguos All Star de la NBA: Derrick Smits, hijo de Rik, pívot holandés de los Indiana Pacers; y Antoine Mason, hijo de Anthony, rocoso ala-pívot de los últimos New York Knicks que llegaron a la final de la NBA. En el Canoe jugarán Conner Toolson, vástago de aquel gran tirador que fue Andy en su estancia en Andorra, Badalona o Zaragoza; y RJ White, hijo de Randy White, pívot de breve paso por el Joventut, con tanta calidad como mal carácter.

de formación local

Dos de los estadounidenses que actuaron como nacionalizados en la selección española tienen descendencia en la LEB Oro y la LEB Plata, ambos nacidos en Madrid y Valencia, respectivamente. Sean Smith García es el hijo de Mike Smith y militará en el Palencia. Jordan Rogers es el hijo de Johnny y jugará en el Pardinyes. Por las ligas federativas llevan años Edgar San Epifanio, Joan Creus, Lucas Antúnez, Mateo Sánchez o Sergio de la Fuente, cuyos apellidos también suenan a tiempos pretéritos. Dos jóvenes como Ander Urdiain y Ignacio Rosa buscan abrirse paso tras salir de canteras de la ACB.

Pero el remate a este recorrido de tres décadas entre el pasado y el presente a que ha obligado el coronavirus será cuando el Bilbao Basket se mida en la Basketball Champions League a Michael Stockton. En el Cholet galo juega el hijo de John Stockton, otra de las leyendas indiscutibles de aquella década que el confinamiento ha devuelto a la actualidad. Sus herederos, la astilla que surgió de aquella madera, llevan una pesada carga porque el camino entonces todo era más sencillo.

segundo amistoso

el bilbao basket se mide al burgos

A puerta cerrada. Con la única ausencia del lesionado Álex Reyes, el Bilbao Basket disputará hoy su segundo amistoso de la pretemporada ante el San Pablo Burgos en el Coliseum de la ciudad castellana. El primero acabó con victoria ante el Estudiantes, aunque Mumbrú marca como prioridad que los nuevos aceleren su proceso de adaptación. Algo parecido ocurre en los anfitriones de hoy. Después de hacer historia con su cuarto puesto en la fase final de Valencia, los burgaleses presentan importantes novedades en su plantilla y preparan su presencia en la Final a Ocho de la BCL que quedó pendiente del curso pasado, por lo que será un duelo exigente. Alex Renfroe, Omar Cook, Xavi Rabaseda, Jordan Sakho, Dejan Kravic y Ken Horton son los fichajes del Burgos.

Irune Orio e Iñigo Betolaza están haciendo la pretemporada con el Lointek Gernika y el Bilbao Basket, respectivamente

En las últimas semanas han llegado al baloncesto español los hijos de Rik Smits o Anthony Mason, dos All Star de la NBA en los 90