Tres derrotas que dejan cabos sueltos

el bilbao basket también cae ante el estudiantes en lisboa y descubre que necesita “un mayor nivel físico”

09.02.2020 | 14:42
Rousselle, que brilló en el tiro, busca penetrar en la defensa del Estudiantes.Foto: Benfica SL

Estudiantes82

Bilbao Basket70

MOVISTAR ESTUDIANTES: Pressey (5), Brizuela (8), Vicedo (10), Stoilov (0), Arteaga (19) -cinco inicial- Dangubic (12), Sow (2), Sola (0), Dukan (14), Giedriatis (8), Arroyo (4).

BILBAO BASKET: Rousselle (21), Brown (8), Cruz (9), Lammers (12), Bouteille (3) -cinco inicial- Rodríguez (2), Schreiner (4), Doblas (3), Van Lacke (2), Kulboka (6).

Parciales: 19-16, 45-37 (descanso), 63-50 y 82-70.

Árbitros: Santos, Gouveia y Ribeiro. Sin eliminados.

Incidencias: Último partido del Torneo Internacional de Lisboa disputado en el Pavilhao Fidelidade.

bilbao - El Bilbao Basket tendría motivos para estar preocupado si se queda con los resultados del torneo de Lisboa donde ha sumado tres derrotas de distinto signo. Pero el equipo está en periodo de preparación y construcción, sin las piezas que deben darle una mayor consistencia defensiva, y ese provisionalidad se acusa a la hora de mantener la regularidad. Álex Mumbrú lo tenía claro después de caer ante el Movistar Estudiantes en el cierre del periplo lisboeta: "Estos tres días nos han servido para saber que tenemos muchas cosas que mejorar y que aún necesitamos un mayor nivel físico. Aspectos que pensábamos que estaban bien aún no los tenemos consolidados. Hay que seguir trabajando".

Ayer al Bilbao Basket le costó entrar en ritmo, pese a los descansos decretados por el técnico en el duelo del sábado ante el Gran Canaria, que acabó con una fuerte derrota y en el que tuvieron muchos minutos los juniors Iñigo Pedrosa y Diego Rodríguez. El Estudiantes también tenía algunas bajas, pero se notó que los más utilizados por su nuevo técnico Alexandar Dzikic ya tienen horas de vuelo en la ACB y se conocen de sobra. Los madrileños castigaron los errores defensivos de los hombres de negro, que sufrieron para contener a Víctor Arteaga en la zona y también en algunas situaciones de uno contra uno de los exteriores.

Aún así, el Bilbao Basket, con dos triples seguidos de Kulboka y otro de Rousselle, se colocó por delante en el minuto 14 (28-31). El base francés brilló en la anotación y encontró poca compañía cuando quiso darle ritmo al partido, una de sus virtudes. No obstante, el equipo bilbaino se frenó de repente y el Estudiantes encontró facilidades para lanzar desde el perímetro y con sus siete triples al descanso y tras un parcial de 12-0 abrió brecha en el marcador.

mal tercer cuarto A Arteaga se le sumó el croata Dukan para abrir el campo desde detrás de la línea de 6,75 metros y sus triples no pudieron ser contrarrestados por Brown porque en este tercer cuarto el Bilbao Basket empezó a tener serios problemas para cerrar su rebote. Mumbrú trató de dar más minutos a los jugadores principales, pero el Estudiantes se fue hasta los dieciocho puntos de ventaja (72-54) ante un rival que no encontró puntos desde fuera más allá de Rousselle. Su compatriota Bouteille y Kulboka no estuvieron inspirados y los esfuerzos de Lammers y Cruz cerca del aro se revelaron insuficientes porque Arteaga seguía haciendo daño. Un parcial de 0-7 favorable fue el último intento del Bilbao Basket por aferrase al partido y acabar con una imagen digna, pero no pasó de un intercambio de canastas.

El torneo se cerró con un pleno de derrotas y con deberes bien subrayados para las dos semanas y media que quedan para empezar la competición. La Euskal Kopa de este próximo sábado ante el Baskonia supone otra prueba de mucha exigencia en la que pueden debutar Rafa Martínez y Emir Sulejmanovic para empezar a afinar las rotaciones. La presencia de Ondrej Balvin dependerá del futuro de la República Checa en la Copa del Mundo. Lisboa ha servido para hacer un escáner al Bilbao Basket, pero no es momento de que cunda el pánico.

noticias de deia