Euskal Museoa contará con una propuesta "identitaria" y con carácter internacional

Abrirá sus puertas en 2024 tras someterse a una renovación arquitectónica y museográfica

28.04.2022 | 14:53

El Euskal Museoa de Bilbao ha presentado su nueva marca y ha adelantado algunos detalles de cómo será su interior y las exposiciones, una vez de que acabe la remodelación integral de sus espacios expositivos. El museo reabrirá sus puertas en 2024 y contará con una propuesta museográfica "identitaria" y con carácter internacional, que mostrará la singularidad del pueblo vasco a través de nuestra lengua, el euskera, y de sus tradiciones, costumbres y patrimonio cultural, en un proyecto que aunará raíces y vanguardia. 

El edificio y la colección necesitan actualizarse. Las maneras de exhibición han cambiado y hay que ponerse al día. En estos momentos, se encuentra cerrado debido a que ha entrado en una fase de transformación, tanto a nivel arquitectónico como museográfico. Mientras duren las obras, la colección se guardarán en un depósito especial. Ahí además de estar depositadas las piezas, se realizan también trabajos de restauración.

Esta mañana han comparecido en el Euskal Museo la presidenta del centro expositivo y diputada foral de Euskera, Cultura y Deporte de Bizkaia, Lorea Bilbao, el concejal de Cultura, Gonzalo Olabarria, la directora de museo, Sorkunde Aiarza, y Antonio Valillo, director del proyecto de remodelación del Museo, para dar a conocer el plan museográfico que salga del proceso de renovación integral a que se va a someter a los cuatro edificios que componen el nuevo Museo Vasco. Un plan en el que destaca el equilibrio conseguido entre un modelo de museo convencional y la utilización de las nuevas tecnologías


Los distintos espacios


La pieza central e icónica seguirá siendo el claustro, donde en sus distintas plantas se ubicará la exposición semipermanente y más "convencional" de la colección propia, que reúne más de 50.000 objetos de todo tipo. Se plantea la creación de una doble arcada que replicará en todas las plantas los arcos originales del claustro generando así grandes vitrinas-arco. De esta forma se podrán ver piezas de la colección a diferentes alturas como si de escaparates de arte se tratase, siempre bañadas por la luz natural del espacio.

En el edificio Misericordia, que es el más antiguo, se intenta recuperar un espacio único y aparecerá la parte más sensorial y sensitiva del museo. Tras ser sometido a un vaciado de su estructura, se ubicará la parte más sensorial del proyecto expositivo con el uso de recursos tecnológicos de última generación.Será la "carta de presentación", donde tendrán cabida el euskera, el territorio, y el patrimonio antropológico representado por piezas "icono" de los fondos del museo. En otras plantas tendrá una sala ingrávida que simulará el tronco del roble de Gernika.


El edificio Unamuno será un edificio comodín, donde se mostrará la transformación del Bilbao mercantil en un pujante territorio industrial en torno a la ría. Y en el de la calle de la Cruz, donde se ha situado la entrada principal, se ubicarán una sala de exposiciones temporales, un almacén visitable o un área de conocimiento, entre otros.

Esta es, a grandes rasgos, la distribución por áreas del nuevo museo, que abrirá sus puertas en 2024.
Las obras comenzarán aproximadamente dentro de un mes. Sorkunde Aiarza ha explicado que la puesta en marcha del nuevo centro expositivo sufrirá un retraso sobre las estimaciones previstas ya que no se espera que entre en funcionamiento antes de dos años, debido a diversos motivos como la pandemia. La directora del museo ha anunciado que se espera licitar próximamente las obras de remodelación y que estas comenzarán en el plazo de un mes y durarán unos 17 meses.

Según la presidenta del centro expositivo y diputada foral de Euskera, Cultura y Deporte de Bizkaia, Lorea Bilbao, el Museo Vasco de Bilbao se convertirá en "la verdadera puerta de entrada a la cultura vasca para todo aquel que quiera saber lo que somos los vascos y quiera conocer nuestra cultura, costumbres y tradiciones a través de nuestro patrimonio".

Lorea Bilbao ha insistido en que además, "como no puede ser de otra manera, el euskera tendrá una especial relevancia, inundará todo el proyecto y será clave a la hora de llegar a nuestros visitantes nuestra historia y nuestra identidad".

Con la remodelación de los cuatro edificios que componen el renovado Museo Vasco se ganarán 2.000 metros cuadrados para exponer las piezas de la colección propia y aumentar en un 85 % la actual superficie expositiva del centro. De esta manera, se aspira a conseguir un museo de vanguardia, a la altura de la cultura internacional. El museo que Euskadi se merece. 

noticias de deia