Los veteranos Akatz reinciden en su ska-reggae ecléctico en 'Yuyu'

Los bilbainos estrenarán su nuevo disco en directo el 5 de enero en Bilbao, en el Kafe Antzokia

06.11.2021 | 00:55
Akatz es una veterana banda vasca de sonidos jamaicanos.

Akatz no da yuyu. Al contrario, la pionera y veterana banda vasca de sonidos jamaicanos vuelve a encandilar con un manifiesto de devoción al ska reggae jamaicano y bailable, "aderezado de r&b, esencias de swing bailable y actitud punk" en su nuevo y quinto disco, Yuyu (Brixton Records), editado coincidiendo con Halloween. Los vizcainos esperan poder llevar su repertorio más allá de Euskadi y el Estado en 2022, con motivo de su trigésimo aniversario.

Akatz, nutrido grupo vizcaino y pionero de la música jamaicana en Euskadi junto a Potato, va camino de cumplir tres décadas de actividad. "Aquí no se rinde nadie", explicaron a DEIA. Lo vuelven a confirmar con su nuevo disco, Yuyu, cuya edición se ha visto mediatizada por la pandemia. De hecho, la grabación de su docena de canciones se inició en noviembre de 2019 en los estudios guipuzcoanos Garate, de Kaki Arkarazo, exmiembro de Kortatu y Negu Gorriak, y se completó en febrero de 2020 en A-Lone Ark Muzik Studio de Roberto Sánchez.

Akatz ha dejado el inglés de lado en este álbum, que ofrece un repertorio mayoritariamente en castellano, con la cuota en euskera de la salvaje y sensual Gau basatia. El repertorio sigue liderado por la voz del cantante Unai Bita Quecedo. "Son doce temas de ska clásico, reggae y jazz jamaicano, con aderezo de r&b y esencias de swing bailable y actitud punk. Melodías de toda la vida, con ritmo, swing, beat y flow", explican.

Situados en "el cruce de caminos que hay entre Kingston y Bilbao, y charlando con el espíritu burlón del mardi grass de Nueva Orleans". Ahí se sitúa el grupo bilbaino, que se muestra más maduro en la composición de un repertorio que firman su batería, Oliver Munilla, el guitarrista Borja Goñi, el saxofonista y flautista Oskar Redondo, y el bajista Alberto Coello. Sus nuevas canciones toman el relevo a singles recientes como Mala pécora, editado este año. "Está siendo un año muy difícil para todos, pero no llevamos juntos 29 años por casualidad. Aquí no se rinde nadie", indica el grupo

El todo jamaicano Yuyu, que está ya disponible en vinilo y compacto, además de en descarga digital y streaming, se abre con un instrumental Watermelons woman.

Calientan motores con este y antes del cierre con el ska Tony Napoli, otro tema sin letra, nos cuentan, mientras nos proponen bailar, "una perturbadora relación amorosa con una vampiresa", en Me da yuyu; reniegan de "la excelencia y toda perfección" en la divertida La misión; muestran pegada beat en los males de amores de Mal contigo y sin ti; se acercan al bolero en Mi otro yo, al jazz en la social La factura y a los sonidos caribeños más latinos en El luchador, y hacen un guiño a Golpes Bajos en Multa o bronca.

El grupo defiende la música jamaicana "como un todo". Sus temas combinan periodos concretos de los 60 y 70 con "guiños y producciones modernas", y amplían su paleta estilística al jazz, el soul, el r&b y el calypso. "No nos va el rollo revival o vintage. Eso es para hoteles horteras de Las Vegas. Somos una banda actual que ensaya en Bilbao y que estudia a los clásicos sin intención de recrearlos o sonar como ellos, solo para aprender y que nos transmitan parte de aquello que les hizo eternos", concluye Bita.

noticias de deia