Paret muestra el Bilbao de finales del siglo XVIII en el que vivió tras su exilio

El Bellas Artes y el Museo de Arte Sacro presentan obras sacras y profanas del artista

09.06.2021 | 16:35

El pintor Luis Paret fue desterrado en 1775 a Puerto Rico por su complicidad con la vida disoluta del infante don Luis de Borbón, hermano menor del rey Carlos III, de quien no sólo era pintor de Cámara (desde 1763), sino también, al parecer, cómplice en las correrías amorosas del infante. Paret (Madrid, 1746-1799) permaneció en Puerto Rico hasta 1778, año en el que le fue conmutada la pena y se le aplicó "el alejamiento temporal a cuarenta leguas de la Corte y Sitios Reales". Se desconocen los motivos por los que, a fin de cumplir esta restricción geográfica, Paret eligió instalarse en Bilbao. Apenas existen documentos de esta época, ni datos de dónde residió el artista. Tan solo se sabe que se trasladó con sus padres y su mujer a la capital vizcaina y que aquí nacieron sus dos hijas, que fueron bautizadas en la iglesia de San Antón.

"Sobre Paret seguimos sabiendo muy poco, es una figura absolutamente escurridiza que históricamente no había tenido una gran relevancia hasta la década de 1990", y que sin embargo constituye un acontecimiento de primera importancia en la historia del arte del País Vasco, según explica Javier Novo, coordinador e investigador del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

La pinacoteca bilbaina y el Museo de Arte Sacro, con la colaboración de BBK, firmaron en enero un convenio de sinergias que arranca con una exposición en las dos sedes, que tiene como objetivo dar más luz sobre la figura de este pintor, a la vez que poner de relieve la transformación que vivieron Bilbao y Bizkaia durante el siglo XVIII. Un periodo en el que algunos intelectuales e instituciones impulsaron la nueva mentalidad ilustrada de la que forma parte el ideario del pintor. Los trabajos de este artista ilustrado nos dan una fiel imagen de la sociedad vizcaina de finales del siglo XVIII y nos resultan útiles para conocer la época.

A la presentación de la exposición, asistieron el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, Miguel Zugaza, director del Bellas Artes, Joseba Segura, obispo de Bilbao; Gorka Martínez, director general de BBK, Juan Manuel González Cembellín, director técnico del Museo de Arte Sacro, José Luis Merino, conservador de Arte Antiguo y
Guillermo Barandiarán, presidente de la Fundación Gondra Barandiarán.


ENCARGOS CIVILES Y RELIGIOSOS


A su llegada a la villa bilbaina, a Paret se le realizan una serie de encargos, tanto de origen civil, que son los que se exponen en el Bellas Artes, como religiosos, que se muestran en el Museo de Arte Sacro. En la Sala A del Bellas Artes se exhiben 26 obras y una plancha de grabado, de las cuales once son pinturas al óleo y seis obras sobre papel de Paret. Otras nueve son estampas de los artistas José Jimeno, Antonio Salvador Carmona, Juan Moreno Tejada y Juan de la Cruz Cano, éste último con una selección de estampas de tipos populares bilbainos a partir de dibujos de Paret, incluidas en la serie Colección de trajes de España y cedidas por el Museo Vasco de Bilbao.

La pinacoteca cuenta en su colección con varias obras del artista, entre ellas Vista de El Arenal de Bilbao, Escena de aldeanos; Vista de Fuenterrabía; Triunfo del amor sobre la guerra, La Virgen María con el Niño y Santiago el Mayor, El Divino Pastor y Vista de Bermeo, que ha sido adquirida con un préstamo de la Fundación BBK, para el que se realizó una campaña de captación de Amigos del Museo.

"Paret trajo consigo parte de la modernidad a la ciudad, envuelta en obras de gran exquisitez, algo a lo que los bilbainos no estaban acostumbrados", ha señalado José Luis Merino. También ha destacado "el aire miniaturista del pintor, los pequeños detalles con los que el visitante se podrá deleitar y su reflejo idealizado de los personajes que habitaban Bilbao a finales del siglo XVIII". Así, por ejemplo, en Vista del Arenal de Bilbao se muestra una escena animada por la presencia de estibadores y comerciantes que, en primer término y entre mercaderías y equipajes, conversan y acarrean género. Tras ellos, adquiere protagonismo la ría del Nervión.

Las obras proceden, además de la colección del Bellas Artes, de diversos museos y de colecciones particulares. El Ayuntamiento también ha cedido unos documentos importantes de Paret y el área de urbanismo ha ayudado a que la fuente ahora ubicada en la Plazuela de los Santos Juanes, que le fue encargada en su día por el Consistorio, recupere su esplendor neoclásico. Además, el Ayuntamiento bilbaino le encargó también el diseño de la fuente que se encuentra en la plaza de Santiago.


TEMÁTICA RELIGIOSA


En el Museo de Arte Sacro se exponen 27 obras de temática religiosa y de otros artistas coetáneos: siete pinturas al óleo, once dibujos, un grabado, tres tallas en madera, algunos muebles y objetos de arte decorativa. También un interesante documento de la época que deja constancia del cobro de Paret de 12.055 reales por la construcción del monumento de Semana Santa de la Iglesia de Santiago.

El proyecto traspasará además la salas de los museos y para ello se han diseñado dos rutas, que desde el día 13 arrancarán en el Arenal y finalizarán en el Museo de Arte Sacro. Durante el recorrido se analizará, a través de las realizaciones más destacadas de Paret en la villa, la transformación que experimentó la ciudad. Además, se han instalado dos reproducciones de sus vistas de Olabeaga y El Arenal en el lugar en el que presumiblemente fueron pintadas.

Quienes opten por la travesía fluvial, navegarán por la ría en un recorrido donde se recreará el Bilbao que conoció el pintor: paseos, muelles, casas y personajes del siglo XVIII.

 
noticias de deia