El libro sobrevive al covid-19

02.01.2021 | 00:42
La industria editorial ha sido de las menos afectadas por las restricciones y la pandemia.

el sector cultural ha sido uno de los más perjudicados a nivel económico debido a las restricciones de aforo, movilidad y actividad

EL año 2020 no dejará un buen recuerdo en el sector cultural, uno de los más perjudicados a nivel económico debido a las restricciones de aforo impuestas, y en el que apenas se ha salvado algún departamento como el del libro, donde se han mejorado las previsiones iniciales.

En el aspecto cultural, el año ya comenzó con agitación, puesto que a mediados de enero la RAE hizo público el informe encargado por el Gobierno español sobre lenguaje inclusivo en la Constitución. Las conclusiones fueron que el documento no supondría "grandes cambios y sí algunas modificaciones" para la Carta Magna, fue enviado al Gobierno, y el tema quedó paralizado por el momento. El mes de febrero trajo, en el carrusel de ceremonias y galas habituales de este periodo, unos premios Goya en los que Pedro Almodóvar fue uno de los triunfadores y después el que, posiblemente, fue el último evento más importante en cultura antes de la explosión del coronavirus: la feria ARCO. La directora de la feria, que en 2021 tendrá lugar en julio, ya explicó que "desde el Ministerio y la OMS dijeron que se fuera adelante" y opina que se hizo "lo correcto" al celebrar la pasada edición.

Las librerías, de los primeros establecimientos en reabrir tras el cierre del confinamiento de marzo, han sido uno de los sectores que consiguieron controlar la caída obligada en las ventas. De hecho, el pasado noviembre, con motivo del Día del Libro, apuntaban a una "lenta recuperación del flujo de trabajo y ventas", aunque con unas pérdidas del 22,5% en los tres primeros trimestres de 2020 respecto al mismo periodo del año anterior.

Con la vista puesta en el futuro más inmediato, un diario del fallecido Juan Marsé, el último volumen de los diarios del Nobel Imre Kertész y un libro biográfico de Ana María Matute con material inédito destacan entre las novedades de no ficción en 2021, un año en el que se publicarán numerosas obras sobre el impacto del coronavirus.

en 2021 Notas para unas memorias que nunca escribiré (Lumen) recoge el diario minucioso que Marsé llevó en 2004 y las notas y apuntes de varias libretas los siguientes años, que contienen reflexiones sobre literatura y política, Catalunya y España, juicios sobre escritores, periodistas, políticos y artistas; sus pequeñas y grandes luchas cotidianas, como novelista, como jurado de un polémico Premio Planeta, y como ciudadano, así como embriones de relatos, sentencias, poemas e ilustraciones del propio autor.

El espectador. Apuntes (1991-2001) (Acantilado) es el tercer y último volumen de los diarios del Nobel de 2002 Imre Kertész, en el que examina el cambio de régimen tras la disolución de la Unión Soviética, la descorazonadora deriva de Hungría y el papel de intelectual público que le fue imponiendo su creciente fama.

En el ámbito memorialístico aparecerán también Veza y Elias Canetti. Cartas a Georges (Galaxia Gutenberg); Permiso para retirarme. Antimemorias III (Anagrama), tercera y última entrega de las antimemorias de Bryce Echenique, con la que ha decidido cerrar su carrera literaria; y Madre Irlanda (Lumen), autobiografía de Edna O'Brien.

En Cómo evitar un desastre climático (Plaza & Janés) Bill Gates expone un plan amplio, funcional y asequible, para hacer frente a la crisis ambiental, así como para reducir a cero las emisiones de los gases de efecto invernadero. Directamente relacionado con la preocupación medioambiental se publicarán también Perdiendo el Edén (Gatopardo), de Lucy Jones; El futuro por decidir (Debate), de Christiana Figueres y Tom Rivett-Carnac, y La vida en común. Los hombres (que deberíamos ser) después del coronavirus (Galaxia G.), de Octavio Salazar.