en Suecia

“Plantar el retoño del Árbol de Gernika fue emocionante”

La coral Garaizarko Matsorriak vuelve de Gotemburgo tras vivir una semana llena de emociones

09.02.2020 | 04:47
Gotemburgo cuenta ya con un retoño del Árbol de Gernika.

La coral Garaizarko Matsorriak vuelve de Gotemburgo tras vivir una semana llena de emociones

Bilbao - El coro Garaizarko Matsorriak volvió anoche de su viaje a Suecia y, según aseguran, ha sido una experiencia "muy emocionante". De hecho, afirmaron que a más de uno de los miembros del coro se les saltó las lágrimas. Emprendieron su viaje el pasado sábado y hace una semana fue cuando plantaron un retoño del Árbol de Gernika, donado por las Juntas Generales de Bizkaia, en Gotemburgo ante la atenta mirada de decenas de personas. El acto se realizó para mostrar el agradecimiento por haber dado cobijo y facilitado la salida del lehendakari Aguirre hacia América huyendo de los nazis, en junio de 1941.

La plantación del retoño se llevó a cabo en Jonsered Gardens, jardines que están a la vanguardia del "cultivo ecológico y la responsabilidad social", según las Juntas Generales de Bizkaia, con un patrimonio histórico que data del siglo XIX.

En la ceremonia de plantación del esqueje del Árbol de Gernika participaron, junto con las autoridades de la municipalidad sueca de Partille-Gotemburgo, Pia Sundh y Eva Carlsson, el coro bilbaino Garaizarko Matsorriak, que ha interpretado canciones del folklore vasco: Festara e Illunabarra de Raimundo Sarriegi, Ai hori begi de Pedro Retana, y Adio Euskal Herriari de J. Mª Iparragirre.

Al acto acudieron más de 200 personas y una treintena de vascos afincados en Suecia. "No nos esperábamos que fuera tanta gente. Sabíamos que irían nuestros anfitriones y las autoridades de Gotemburgo pero nos impresionó ver a tantos vascos y a los suecos", explica Fernando Iraeta, presidente del Coro Garaizarko Matsorriak.

El lunes la coral se trasladó a Estocolmo para participar en la Fiesta del Cantoque que se celebró en la escuela popular de Skeppsholmen. Al día siguiente el coro bilbaino ofreció un concierto en la iglesia Sankt Erik de Estocolmo junto con las agrupaciones corales locales. En esta actuación, aparte de canciones en euskera, también interpretaron piezas de Verdi, Gounod y Josephson, entre otros. El viernes antes de regresar viajaron a la ciudad universitaria, Upsala. - Laura Fernández