El callejón de las botxerías

Ese viaje que tanto enriquece

13.11.2021 | 00:23

FUE una fiesta del cine. Solo con decir que fue una fiesta, con el hambre de celebraciones que llevamos encima, la frase ya merece un aplauso. Les hablo de la puesta de largo de Zinebi63 el festival internacional de cine documental y cortometraje de Bilbao que preside Vanesa Fernández y que ayer vivió su gala inaugural en el Teatro Arriaga, donde toda la ceremonia estuvo dirigida por el colectivo artístico Sra. Polaroiska (Alaitz Arenzana y María Ibarretxe), y amenizado, a ritmo de rock&roll y una patinadora que se deslizaba por las tablas, de la mano de Capsula, una banda de rock argentina afincada en Bilbao. El documental y el cortometraje son fórmulas cinematográficas que abordan un viaje que mucho enriquece. Ayer lo hicieron con la proyección de los cortos vascos Azaletik Azalera, de Mel Arranz (animación); Berak baleki, de Aitor Gametxo (ficción); Kinka, de Maider Oleaga (ficción), Love Needs Time to Kill, de Txuspo Poyo (documental); Ur azpian lore, de Aitor Oñaederra (animación), Vatios, de David Pérez Sañudo (ficción) y Yungay 7020, de Raquel Calvo Larralde y Elena Molina Merino (documental) como epílogo de una tarde noche en la que se entregó el primer Mikeldi de Honor de esta edición a la actriz, guionista y directora alemana Margarethe von Trotta, de la mano del alcalde Juan Mari Aburto. "Por la fortaleza y honestidad de su cine, y por la brillantez con que, desde sus inicios como gran voz femenina del Nuevo Alemán, supo reflejar en su obra el empoderamiento de la mujer en la sociedad europea posterior a la Revolución del 68", Zinebi considera que la cineasta berlinesa se ha convertido "en una de las cineastas feministas más influyentes de la Historia del cine". Hoy la cineasta germana dialogará con Helena Taberna en el Museo de Bellas Artes. tras la proyección de Las hermanas alemanas (Die bleierne Zeit, 1981), película con la que ganó el León de Oro y el premio de la crítica, distinciones ambas logradas en el Festival de Venecia, el más antiguo del mundo del cine.

Fue, como les digo, un himno de la alegría. Al mismo acudieron el consejero Bingen Zupiria, la directora de Cultura, Begoña de Ibarra; la rectora de la UPV/EHU, Eva Ferreira, Amaia Arregi, Miren Ibarlucea, Itziar Urtasun, Nora Abete, Carmen Muñoz, José Julián Bakedano; el cineasta Ernesto del Río, Inés Intxausti, Miren Olabarri, Luis Eguiraun, el actor Mario Pardo y Elixabete Ormaza; el programador de Zinebi, Rubén Corral, los cineastas Alejandro Alvarado y Concha Barquero; Robert Nasker, Emilie Aussel, Stephanie Ruand, Maite Ojer, Aitor Oñaederra, David Fernández, Amaia Maguregi, Arrate Velasco, Peio López de Subijana; el director de euskera, Xabier Arauzo, Ana Hormaetxea, Josune Ariztondo, Marta Selva , Anna Solá, Beatriz Marcos y un buen número de hombres y mujeres vinculados al mundo el cine en todas sus variedades y formatos.

Zinebi inaugura su 63ª edición en el Teatro Arriaga con la entrega del Mikeldi de Honor a la cineasta Margarethe von Trotta

noticias de deia