El callejón de las botxerías

El Museo Vasco, punto de entrega de la Txirenada 2020 al artista gráfico Tomás Ondarra

18.03.2021 | 00:48

NO es el alcalde de mi pueblo pero sí, habrá que convenir que el artista gráfico Tomás Ondarra tiene mucha ilustración. Dejó los palacios de Madrid para volver a la aldea, en este caso, Bilbao, lo que ya de por sí es unórdago a grande bien tirado. Si a ello se le suma que hoy en día es directivo del Athletic y gasta una sonrisa de buen hombre, cualquier gesto que se le aplauda bien merecido está. Le he llamado artista gráfico y quizás haya sido un pecado de contención. Porque Tomás es infógrafo, ilustrador y escritor y el autor, a doble página de agenda, de un diario ilustrado del confinamiento en el que cada día se recogían pasajes de la historia del equipo rojiblanco, a año por día en la página de salida; junto a datos, pinceladas, inquietudes y noticias de actualidad de cada jornada en la página de entrada. Editado ahora por BAO, con Mariano Remiro a la cabeza, creó un Diario ilustrado del confinamiento de un athleticzale que llamó la atención al inmenso mundo rojiblanco e incluso a sus extrarradios, habida cuenta que gente ajena al fútbol, e incluso al propio Athletic, algo más difícil de entender, hablaba maravillas de la obra en ese patio de vecinos que fueron y son las redes sociales.

Fue un bálsamo reparador. Recibirlo a diario y ver qué ocurrencias, qué ideas había sacado del baúl de los recuerdos y cómo las plasmaba, suponía una distracción diaria en los duros tiempos del cólera, como diría el viejo Gabriel García Márquez. Así, a cuentagotas, uno no la percibía como tal pero vista en su conjunto, hay que admitir que fue una obra faraónica. Además de muy hermosa, por supuesto.

Es por ello que la Orden Botxera de Farolín y Zarambolas, de la mano de la comparsa Moskotarrak (en esta ocasión representada por Luis Mari García y José María Amantes, dos espíritus inquietos en sus quehaceres bilbainos...) que tanto agita la vida en los días grises, lo vieron claro a la hora de decidirse: había mucho lustre en ese diario ilustrado de un hombre de la Ilustración, si es que se me permite decir así, en modo trabalenguas. Es por ello que decidieron conceder a la idea la distinción de Txirenada 2020. Tomás es un hombre humilde y no lo reconocerá, pero si se considera que la obra tiene la dimensión que ya les he descrito y que ya fue nombrado Txirene of de year en 2016 y Angula de plata en 2017 la decisión era evidente.

Solo faltaba conocerse cuándo sería la entrega y dónde. Se reveló todo ayer, el día señalado. El escenario escogido fue el atrio del Museo Vasco donde pasta el Mikeldi de piedra. Lo pastorea con buena mano la directora del museo, Sorkunde Aiarza, y el equipo que le acompaña. A la hora señalada, gente muy txirene se acercó al espacio para saludar a uno de los suyos. Entre ello se encontraban Itziar Urtasun, la voz campanuda de Pascual Molongua; el cuerpo de guardia del Athletic que acompañó a Tomás en esta ocasión, formado por Goio Arbizu, Itziar Villamandos y Begoña Castaños (entre ellos y otros muchos se entabló un tira y afloja sobre la conveniencia o no de jugar las finales de Copa con público en las gradas...); la actriz Nati Ortiz de Zarate, los txistularis Mikel Bilbao y Joselu Angulo; el agente urbano más célebre y bigotudo de cuantos Bilbao ha dado, Paco Peña; Iñaki Astigarraga; la veterana voz de la calle (ha sido célebre txikitero de voz cantante...), José Lejarraga, Petiso, acompañado por Mela Lejarraga, José Antonio Bizkaia, uno de los cinco (de los Cinco Bilbainos, quiero decir...); Esmeralda Herlo, Andoni Renteria, Beatriz Marcos, Aitor Pereira, Fernando Iturribarria, Julio Alegría, Gon-tzal Azkoitia, Juankar Bilbao, Marino Montero y poca gente más. No están los tiempos para andar saludándose entre apretones de manos, besos y abrazos pero a Tomás no solo le valoran sino que le quieren, le queremos más, muchos más de los ayer presentes. Que conste.

El Museo Vasco suavizó su 'barba' para convertirse en punto de entrega de la Txirenada 2020 al artista gráfico Tomás Ondarra

La Orden Botxera de Farolín y Zarambolas y Moskotarrak reconocieron su 'Diario ilustrado del confinamiento de un athleticzale'