El callejón de las botxerías

José María Guibert, un malabarista con la vara de mando

03.07.2020 | 00:14

VIENDO que se sentará de nuevo donde ya se sentaba, en la más elevada silla de la Universidad de Deusto, la reservada para el rector magnífico, y que lo hizo por tercera vez en su vida durante la toma de posesión celebrada en el paraninfo de la universidad, puede decirse que José María Guibert es un malabarista con la vara de mando, un hombre que sabe manejarse como los ángeles en asuntos tan terrenales como el gobierno de una institución de esta talla. El máximo responsable de Deusto abogó por una institución más moderna y flexible, en la que la transformación digital tendrá un papel principal, acompañando al reto la atención a la Agenda 2030, dos columnas vertebrales para el futuro.

Guibert renueva su cargo para los próximos tres años. Durante el acto también recibieron sus credenciales su equipo rectoral, al que se incorpora el nuevo vicerrector de Estrategia Universitaria, Eduardo Ruiz Vieytez. El resto de vicerrectores repite y se mantienen, con algunos mínimos cambios, en sus funciones. Todos los vicerrectores estaban presentes ayer en la conmemoración. Elena Auzmendi, de Ordenación Académica, Innovación Docente y Calidad; Juan José Etxeberria, de Comunidad Universitaria y de Agenda 2030; Alex Rayón, de Relaciones Internacionales y de Transformación Digital; JoséAntonio Rodríguez Ranz, del campus de Donostia y de Relaciones Institucionales; Rosa Santibáñez, de Investigación y Transferencia, así como Víctor Urcelay, de Emprendimiento y Relaciones Empresariales. El equipo rectoral se completa con Gonzalo Meseguer, que asume el cargo de director gerente, y Eider Landaberea, que prosigue en su cargo de secretaria general. Ella fue quien llevó las riendas de la ceremonia.

En su discurso de aceptación, Guibert se inspiró en doce palabras o expresiones extraídas del legado de Adolfo Nicolás, anterior padre general de los jesuitas, recientemente fallecido. Recordémoslas. Profundidad, creatividad, universalidad, revitalización espiritual y comunitaria, identidad de las instituciones, discernimiento, fronteras, interculturalidad y diálogo interreligioso, pobreza, ecología y reconciliación, estilo de gobierno, estructuras de gobierno, y misión compartida y en colaboración. De todo ello tomaron nota, entre otros presentes, el viceconsejero de Universidades e Investigación del Gobierno vasco, Adolfo Morais; el Aldezle, defensor universitario de la Universidad de Deusto, Joxin Etxezarreta; la directora de la Deusto International Research School de la Universidad de Deusto, Concepción Yániz; el director de Deusto Campus y Pastoral Universitaria, Pedro Azpitarte; el vicecanciller y presidente del Consejo de Gobierno, Javier López Ariztegui; Gema Bizcarrondo, José Luis Larrea, José María Etxeberria, Jesús Alberdi, Francisco Javier Arellano, María Asunción Barredo, Agustín Garmendia, Nuria López de Guereñu, José Javier Pardo, Miriam Portell, Naiara Tobalina; la decana de la Facultad de Derecho, Gema Tomás; el decano de la Facultad de Teología, Francisco José Ruiz; el decano de la Facultad de Ingeniería, Asier Ruiz Perallos; el decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, Álvaro de la Rica, y el decano de la Facultad de Psicología y Educación, Josu Solabarrieta, entre otras autoridades académicas. Tampoco faltaron gente cercana y allegados del renovado rector, como Patricio Echeverría, Elisabette Guibert, Elena Ucín, madre del propio José María, y María Luisa Guibert. Fue, como digo, una ceremonia a caballo entre lo académico y lo sentimental, algo sobre el que el renovado rector ya tiene costumbre. Poco a poco la universidad va enderezándose y preparándose para un nuevo curso que estará repleto de novedades y curiosidad. Se espera con expectación su arranque.

Toma de posesión de José María Guibert como rector de la Universidad de Deusto y entrega de credenciales al equipo rectoral

La transformación digital y la Agenda 2030 son los dos desafíos más vanguardistas que asumen los elegidos para la gestión