El callejón de las botxerías

Voces para acallar llantos y pesares

08.02.2020 | 23:36
Celia González, Maite Gorostiaga, Mila San Juan, Arantza Entrambasaguas, Charo Martínez, Concha Cantero, Marian Fernández Lekue y Maribel Arakistain.

NACIÓ en Bilbao en la época de la posguerra, cuando el aire aún olía a pólvora, gracias a Don Claudio Gallastegi, párroco de la iglesia de San Antón de Bilbao. No en vano él fue promotor y creador de un coro que recopila, canta y difunde la música tradicional vasca desde 1947. El Orfeón San Antón ascendió ayer hasta la basílica de la mano de la Cofradía de Nuestra Señora de Begoña y de DEIA para interpretar la vigésima edición del Miserere, pieza que se compuso para ser cantada en la Capilla Sixtina dentro de la basílica de San Pedro, miércoles y viernes durante los maitines de Semana Santa. En un principio, se impuso una prohibición de ejecutar la obra fuera de la Capilla Sixtina, incluso se amenazaba con la excomunión a quien la copiara, pese a lo cual se hicieron algunas copias. El orfeón, especializado en la cultura y tradición vasca en el ámbito de la música coral, interpretó, bajo la batuta de Alfredo Hurtado de Saratxo, obras de Beethoven, Schubert y Karl Jenkins entre otros. La presidenta del orfeón, Marian Fernández Lekue, siguió toda la interpretación al compás.

Digamos que fueron voces para acallar llantos y pesares, un concierto programado a beneficio de Unicef. No llegó al recital el presidente de la ONG, Isidro Elezgarai, preso de la lumbalgia, y en su nombre acudió Javier Diago, miembro de la Cofradía y de la propia Unicef. Llegó acompañado por Félix de Frías, Mari Carmen Marín y José Andrés Etxebarria entre otros cofrades, además del Hermano Mayor, Luis Arbulu. Junto a los coralistas, la pianista Marta Olmos Medina regó con el rocío de la armonía la basílica.

Prestaron sus voces para la causa Celia González, Maite Gorostiaga, Mila San Juan, Arantza Entrambasaguas, Charo Martínez, Concha Cantero, Maribel Arakistain, Juan Luis Larrea, Javier Lizaso, Rafael Ruiz, Yolanda Armentia, Itziar Artagan, Mari Carmen Bilbao, Marga Guillerme, Blanca Bilbao y María Barreda entre otras intensas voces. Las escucharon con admiración, entre otros y otras, Mari Carmen Palacios, Juan Carlos Martínez, Cristina Olabarria, José Antonio Aranguren, Begoña Madariaga; los integrantes de la banda de la Hermandad de Begoña Ander Cárdenas, Imanol García, Endika Garay y Andre Alexandrov, acompañado por la jefa de banda, Marta Goitia, Idoia Iturriaga, Natxo Ballesteros, Camen Ortuzar, María Luisa Uriarte, Maite Iriarte, María Ángeles Fernández, Miren Ereñaga y un buen grupo de gente sentida y sensible.

San Anton Abesbatza-Orfeón de San Antón es una masa coral de gran tradición. que perdura desde hace más de treinta años bajo la batuta del ya citado Alfredo Hurtado de Saratxo, capaz de integrar cerca de 40 voces mixtas. Muchas de ellas retumbaron en la basílica de Begoña y en la atmósfera se respiraba la lírica y la idea de que ya se entra en la recta de llegada de la Semana Santa.