Laudio asegura los taludes de la antigua cantera de Bitorika

La inversión asciende a 244.607 euros y el objetivo de los trabajos es evitar futuros desprendimientos

14.07.2020 | 00:09
Los trabajos ya se han iniciado y se extenderán durante unos tres meses. Foto: S.Martín

Laudio – Las obras de estabilización de las laderas de la antigua cantera de Bitorika, en Laudio, han comenzado ya a ejecutarse bajo un presupuesto de 244.607 euros. El objetivo de esta intervención, calificada de urgencia, es asegurar el terreno para evitar desprendimientos en el talud rocoso, como los sucedidos en 2015 y 2018, y garantizar así la protección de personas, bienes y servicios ante la cercanía de una concurrida carretera con acera peatonal y un aparcamiento de vehículos.

Pese a ello, el proyecto que está acometiendo el Consistorio laudioarra incluye el acondicionamiento de una plataforma superior y el saneo e inspección de la coronación del talud. También está previsto crear una barrera dinámica, la instalación de un vallado perimetral con señalización y la ejecución de obras de drenaje superficial y subterráneo.

De esta forma, aumentará la seguridad de la cantera, de tal manera que los posibles desprendimientos que se puedan producir en el talud rocoso se encuentren, a lo largo de su trayectoria de caída, con tres áreas de retención: la plataforma superior, la barrera dinámica y la plataforma inferior con barrera de escollera y tierras. "Para abordar todas estas intervenciones, que se prolongarán previsiblemente durante casi tres meses, ha sido necesario el cierre de la zona afectada", precisa el concejal de Servicios y Barrios, Joseba Amondo.

Desde el cese de la actividad de la explotación hace ya décadas y por la propia dinámica de envejecimiento y erosión de los taludes, los desprendimientos de material en la cantera de Bitorika se han ido sucediendo en condiciones meteorológicas desfavorables, aunque generalmente han sido de poca entidad. Aún así, y a pesar de que un informe asegura que los "taludes calizos son estables en su conjunto", ha habido dos episodios de cierta envergadura que han obligado a actuar en la zona. El primero fue en 2015 con una inestabilidad considerable en el extremo oriental provocada por fuertes lluvias y que supuso el desprendimiento de bloques de roca y árboles. Justo tres años después, la cantera de Bitorika sufrió un nuevo derrumbe y la Diputación Foral de Araba realizó un análisis de los riesgos que alertaba de que en el caso de producirse una nueva caída de materiales, "podría alcanzar la carretera", recuerda Amondo.