Familia Pedaletan logra sobreponerse a la pandemia

La cita abantoarra consigue reunir a cerca de 250 participantes en su V edición

27.09.2021 | 01:09

"A mí me encanta bicicletear", resumió el joven Leo, un jarrillero de apenas 5 años, que ayer domingo disfrutó de lo lindo junto con su aita Carlos y su amatxu Elvira, realizando la ruta corta de la V edición de la salida familiar en bicicleta por la vía verde Montes de Hierro, organizada por el Ayuntamiento de Abanto Zierbena. "Es la primera vez que participamos en esta iniciativa de deporte en familia y nos ha parecido muy divertida. Leo está encantado porque se ha sentido cómodo en todo el trayecto. Seguro que el año que viene nos apuntamos", señaló Carlos con la complicidad de Elvira quien puso de relieve "la seguridad" que habían sentido en todo el desarrollo de esta prueba ciclista. "Es una actividad preciosa para las familias sobre todo viendo como disfrutan lo niños con ella", valoró la jarrillera.

Una apuesta municipal que además de promover el ocio saludable en familia haciendo deporte permite el disfrute de la naturaleza que se abre a lo largo de esta antigua infraestructura ferroviaria minera reconvertida en una pista donde conviven vecinos, peatones, corredores y ciclistas a lo largo de los 8 kilómetros que transcurren por el municipio abantoarra.

Leo tomó parte en la ruta txiki de 12 kilómetros –seis de ida y seis de vuelta– a la que se apuntaron la mayor parte de los 250 participantes inscritos en esta V edición de Familia Pedaletan, si bien hubo un nutrido grupo que se animó a participar en la marcha larga de 30 kilómetros que acercaba a los participantes al núcleo de La Aceña en Galdames.

Una prueba larga que seguramente realizará el año que viene la joven abantoarra, Aiala, a quien la ruta corta "se le ha quedado pequeña. Seguro que si por ella hubiera sido se habría apuntado a la distancia más larga", comentaron su aita Enrique y su ama Verónica poco después de recoger el avituallamiento en el puesto situado junto al edificio aledaño a la Ekoetxea de Abanto Zierbena. Quien no echó de menos tanto kilómetro fue su hermano Endika quien como ella, lleva varias ediciones a cuestas. "Esta es la tercera edición en la que tomamos parte y la verdad es que es una gozada. El trazado está genial y se hace fácil", añadió este vecino de Las Carreras.

De mucho más lejos llegaron Aimar, de 7 años, y su hermana Libe, de 5 años, a los que no les importó mucho madrugar para llegar hasta Gallarta desde la localidad guipuzcoana de Elgoibar junto con su aita, Aitor, y su ama, Maider. "Supimos de esta prueba a través de las redes sociales y la verdad es que nos llamó la atención sobre todo porque somos muy aficionados a la bicicleta. Antes en nuestra zona había una escuela que hacía cosas así con respecto a la Semana de la Movilidad pero lleva unos años sin hacer actividades como esta y bueno hemos decidido animarnos y pasar el día aquí", destacó Aitor. "Luego iremos a visitar el Museo de la Minería con las invitaciones que nos han regalado y nos acercaremos al teatro infantil que nos han dicho va a haber en la Ekoetxea", reseñó Maider quien quiso poner en valor la organización de la salida ciclista. "Nos ha llamado la atención la buena organización que tiene esta prueba porque hemos visto que había gente en todos los cruces ayudando a la marcha. Hemos visto policía local e incluso una UVI pendiente de cada paso. Eso tranquiliza mucho a los padres", reconoció.

Colaboración


Una seguridad de la que fueron responsables cerca de 40 personas entre diverso personal municipal del Área de Medio Ambiente, con Goiatz Iturbe a la cabeza, agentes de la policía local y voluntarios de la asociación ciclista Muskiz-Abanto Zierbena, que se desplegó a lo largo de todo el recorrido y colaboró con la realización de la gincana en la que pudieron participar los más pequeños. Una colaboración que, junto a la participación de la Federación Vizcaina de Ciclismo, fue subrayada por el primer teniente de alcalde de Abanto Zierbena, Jon Cuesta, quien se felicitó de que todo fuera sobre ruedas, incluido el tiempo. "La verdad es que el tiempo ha acompañado la jornada, lo que ha hecho que la participación no se resienta sobre la cifra alcanzada en 2019 de 300 dorsales aunque en esta edición el tema de la pandemia seguro que ha echado para atrás a más de uno aunque la gente ha cumplido muy bien con las medidas de seguridad, sobre todo con las distancias", indicó Cuesta.

El responsable municipal se mostró gratamente sorprendido por el eco y la proyección que está alcanzando la prueba familiar atrayendo a gente de muy lejos de Abanto Zierbena. "La verdad es que viene gente de muchos lugares de Bizkaia, sobre todo de Ezkerraldea y localidades de Euskuinaldea, incluso de Bilbao o Durango. Nos ha gustado mucho que hayan venido hasta de Elgoibar para participar en esta prueba que pone en valor nuestro patrimonio natural e histórico y forma parte de nuestra apuesta por fomentar el turismo sostenible y el ocio saludable", expresó.

Una oferta, la de Familia Pedaletan, que ayer domingo contó con la colaboración del Museo de la Minería del País Vasco que además de regalar entradas a los y las participantes programó al mediodía una sesión de teatro infantil y cuentacuentos en el salón de actos de la Ekoetxea. Una sesión que contó con la presencia del muskiztarra Alberto Bargos y que logró atraer a cerca de 50 niños que habían participado en la ruta corta.

noticias de deia