Músicos de talla internacional llenan Balmaseda de conciertos

El violinista Adrián Martínez coordina a 30 alumnos y tres profesores en las actuaciones que empiezan hoy miércoles

28.07.2021 | 00:31
Pablo Suárez, profesor de violín y música de cámara, enseña a estudiantes en el local de ensayo de la coral Kolitza en la kultur etxea.

Con figuras de la talla de los compositores Juan Urteaga Loidi y Martín Rodríguez Seminario, tesoros como el órgano de la iglesia de San Severino, las populares habaneras de las fiestas de El Carmen y la coral Kolitza, que está deseando retomar su agenda de actuaciones con total normalidad cuando la pandemia esté controlada, Balmaseda puede presumir de herencia musical. Un nuevo evento nace este año con intención de prolongar este legado, el encuentro internacional con participación de tres profesores y una treintena de alumnos que llenará de conciertos el municipio desde hoy mismo. Piezas de los grandes clásicos sonarán en la iglesia de San Severino o el palacio Horkasitas con el objetivo de "ver crecer musicalmente a una villa histórica tan bonita, repleta de lugares maravillosos también para tocar", señala el coordinador de las actividades, el violinista Adrián Martínez Beorlegui.

Enamorado de Balmaseda, el vínculo del joven bilbaino de 20 años con la localidad trasciende a lo humano, ya que "Julio Lanuza, director de la coral Kolitza, me dio clase". Se reencontraron en el concierto del pasado sábado que abrió el programa de la semana. Entre el domingo y el lunes se desplazaron tanto el alumnado como los docentes que imparten sesiones magistrales: Pablo Suárez, "del conservatorio de Zaragoza, que ahora está grabando discos y obras con diversas radios y agrupaciones camerísticas, especialista en violín", Ashan Pillai "profesor de múltiples universidades, entre ellas el Liceo de Barcelona o la Royal Academy de Londres, con la viola" y Aldo Mata "reconocido solista de chelo y profesor del centro Katerina Gurska". A ellos se une la pianista y repertorista Georgina Barrios, "que ha estado con las óperas de Bilbao y Madrid" en las actuaciones de hoy miércoles a las 19.30 en el palacio Horkasitas el sábado a la misma hora en la iglesia de San Severino.

El palacio Horkasitas, escenario de las clases y de una actuación hoy. Fotos: A. M. B.

Una treintena de estudiantes se han desplazado a Enkarterri "incluso desde Suecia". Algunos de ellos ya habían recibido las enseñanzas de estos mismos profesores anteriormente, otros han enviado grabaciones suyas tocando. Cada uno "tiene derecho a cuatro clases magistrales de su respectivo profesor y a tocar de manera individual o en grupo en dos conciertos de alumnado, mañana jueves a las 18.30 horas en el hotel San Roque y el viernes desde las 19.00 horas en una ubicación por concretar". Hasta completar aforo con las limitaciones vigentes por el coronavirus. En cambio, es posible que se la actuación del viernes se realice al aire libre para acercar la música clásica a la ciudadanía. El alumnado dispone de "aulas de estudio desde las 9.00 hasta las 00.00 horas" gracias al "excelente trato dispensado desde el primer momento por el Área municipal de Cultura, que nos está facilitando unas instalaciones increíbles". Sonarán piezas de Brahms, Mozart, Beethoven y Mahler, entre otros compositores

"Desde que comenté el proyecto con los profesores y les enseñé fotos de las sedes de los conciertos y cómo van a fluir las actividades, sumando a todo el trato tan cercano con Balmaseda, enseguida aceptaron", rememora el coordinador. De hecho, "el próximo año se van a incorporar profesores nuevos", desvela, confirmando la continuidad del encuentro en 2022.

Ganador de varios concursos internacionales de música, Adrián Martínez Beorlegui ha sido becado para cursar los dos próximos años en la Royal Academy de Londres y ha recibido otra beca de la Diputación Foral de Bizkaia "para la cual nos seleccionaron a siete personas entre las cientos de personas que se presentaron". Empezó su formación superior en el Liceo de Barcelona y declara su predilección por la viola. Su vocación musical se remonta a los 9 años, cuando le inscribieron en el conservatorio después de que rompiera "en una semana todos los tambores de la batería de juguete que me habían regalado mis padres". Atravesó épocas de dudas, "sobre todo en la adolescencia al ver que mis amigos se iban a jugar al balón al acabar el instituto y yo acudía por la tarde en el conservatorio", pero venció la pasión por la música que le lleva a "participar en cursos en Alemania, Suiza o Austria" en verano para seguir aprendiendo.

"Cada estudiante tiene derecho a cuatro clases magistrales y a tocar en dos actuaciones"

Adrián Martínez Beorlegui

Violinista


noticias de deia