La asociación Alen propone declarar Bien Cultural la Mina Catalina de Sopuerta

La asociación local plantea convertirla en centro de interpretación minero

12.06.2021 | 01:14
Construidos en 1956 y 1961, los hornos de calcinación son un emblema del municipio.

El acondicionamiento del túnel de Herreros entre Sopuerta y Castro Urdiales que la asociación Alen impulsa desde hace años sería solo un paso para conectar vías verdes y poner en valor el patrimonio minero. El grupo cultural encartado también incluye en esta estrategia a la Mina Catalina, que ahora llama a declarar Bien Cultural y transformar en centro de interpretación de la minería en una carta remitida al Gobierno vasco. Dentro del coto se hallan los hornos de calcinación, que desde su construcción en 1956 y 1961 se han convertido en emblema de Sopuerta.

"Ante el deterioro sufrido por todos los elementos que componen la Mina Catalina por la dejadez tanto por parte de sus propietarios como por parte del Ayuntamiento, y sabiendo del interés de poner en relieve Enkarterri y crear necesarios puestos de trabajo", la asociación insta a "que los hornos de calcinación, únicos en Bizkaia, así como todo su entorno y los inmuebles que componen la Mina Catalina sean declarados patrimonio Cultural e Industrial y se cree ahí un centro de interpretación" que ayude a comprender el legado minero tan arraigado en esta zona de Enkarterri y Meatzaldea.

En las reuniones mantenidas entre Alen, el Consistorio de Sopuerta y Enkarterrialde se ha abordado la regeneración de la Mina Catalina. De hecho, en la asociación de desarrollo rural "contamos ya con una propuesta de estudio de la Mina Catalina pero, esto no se consigue de un día para otro porque los hornos y la mina son de propiedad privada y hay que llegar a un acuerdo con los propietarios y conseguir financiación para el posible estudio". La titularidad, el mismo escollo que menciona el Ayuntamiento de Sopuerta.

Ya en 2015 Alen dedicaba un completo estudio a la Mina Catalina dentro de su revista anual. En él apuntaba que "la mayoría de la antigua línea ferroviaria Castro Urdiales-Traslaviña ha sido acondicionada como vía verde faltando solo el túnel de Herreros y el tramo que atraviesa" la explotación minera. Un nuevo trazado "paralelo" al del viejo tren, que no es del todo transitable", permitiría no perder de vista el recorrido de la línea y visitar la mina. Ahí podría crearse una estación que sirva como centro de interpretación de este paraje ubicado en los barrios soportanos de El Castaño y El Alisal.

Lavaderos de mineral, almacén, comedor, depósito de agua o la que fuera casa del capataz se erigieron en el entorno, pero entre todos los elementos sobresalen los hornos de calcinación para carbonato de hierro. Construidos en 1956 y 1961, se mantuvieron en funcionamiento hasta 1972 y llegaron a producir noventa toneladas de mineral al día que, de esta forma, reducían peso e impurezas.

Informe de Castro 

En la comunicación enviada a Lakua, la agrupación cultural también llama al Gobierno vasco a "ponerse en contacto con el de Cantabria para la rehabilitación del túnel de Herreros al lado mismo de la Mina Catalina, para así unir la vía verde de los Montes de Hierro con la vía verde Castro-Traslaviña". En una reciente entrevista a la cadena SER, el concejal de Urbanismo de Castro Urdiales, Alejandro Fernández, adelantó que posiblemente para la próxima semana esté listo el informe sobre el estado del túnel. El siguiente paso consistiría en "un estudio geotécnino y de ejecución que daría una aproximación más exacta a la inversión necesaria", señala a DEIA, Juantxu Bazán, director de la Escuela Taller de Castro comprometido con el proyecto desde hace años. "Sí sabemos que es rehabilitable y técnicamente factible", apunta.

Fortalezas

Unión de vías verdes. La asociación Alen de Sopuerta plantea que este paisaje acerque a la vía verde de los Montes de Hierro a la habilitada sobre gran parte de la antigua vía férrea Castro-Traslaviña (Artzentales).

Túnel de Herreros. La boca del túnel de Herreros del lado de Sopuerta está cerca de la Mina Catalina. La puesta en valor de ambos dinamizaría la zona.

Hornos de calcinación

90

Erigidos en 1956 y 1961 y en funcionamiento hasta 1972, los hornos de calcinación de carbonato de hierro son los elementos patrimoniales más representativos de la Mina Catalina. Llegaron a producir más de noventa toneladas de mineral al día.

noticias de deia