Enkarterri visibiliza la "pandemia oculta", la violencia simbólica hacia las mujeres

La Mancomunidad conciencia sobre violencia simbólica hacia las mujeres

04.07.2020 | 00:16
Campaña de Enkarterri sobre la violencia simbólica hacia las mujeres en el confinamiento

El ordenador, encendido sobre la encimera de la cocina mientras vigila el teléfono móvil y la comida que va preparándose. Esta imagen pertenece a uno de los cortometrajes que forman parte de una campaña de la Mancomunidad de las Encartaciones que persigue concienciar sobre la violencia simbólica ejercida hacia las mujeres, más evidente durante el confinamiento. Está prevista su difusión a través de las redes sociales, donde se divulgarán "los vídeos grabados por la actriz Lur Usabiaga y el actor Alberto Bargos desarrollados a través de la empresa Alara, de Gordexola", según indican desde el Área de Igualdad de la institución comarcal.

Se trata de "secuencias en euskera y castellano" a las que se unen cuentos infantiles sobre violencia de género". Bajo el título Escenas del confinamiento: la pandemia oculta, "se han grabado los vídeos en casa de forma no profesional a propósito para crear cercanía con las personas que los vean y se vean reflejados". "Algunos cortos transmiten la misma situación vista desde la perspectiva de hombres y mujeres", revela Maite Ortega, de Alara. La filmación se desarrolló todavía en confinamiento "cuando Lur se encontraba en Gipuzkoa y todavía no estaba autorizada la movilidad entre provincias de la misma comunidad autónoma al principio de las fases de desescalada".

El peso de la educación
 

"¿Quién cuida en las familias? Me acuerdo de hablar con muchas colaboradoras que están saturadas. La violencia simbólica existe y, a partir de ahí, ¿qué puedo hacer para cambiarlo? Hay diferentes capas de percepción de la sociedad", reflexiona. La cuarentena ha agudizado estos comportamientos, de forma que "en muchos casos, hombres y mujeres han retrocedido en terrenos de corresponsabilidad que ya se habían asumido y el hombre ha reconquistado parcelas de machismo". Ellas "han teletrabajado a horas raras para poder atender también a los niños, no tenían cómo conciliar". Además, "muchas se han visto angustiadas por el ejercicio físico para perder kilos ganados o por el deseo de no ganarlos". Ya instalados en lo que ahora se llama normalidad, "¿qué sucede si no hay con quién dejar a los niños, ya sea por miedo al contagio, familiares que pertenezcan a colectivos de riesgo u otros factores?". "¿Qué haces, te incorporas, teletrabajas o pides excedencia?", decisiones que recaen sobre la mujer "por la educación recibida".

También colaboran en la campaña "desinteresadamente la médica de Karrantza referente en violencia de género en Osakidetza Teresa Rosa Calvo, y el dibujante e ilustrador Ander Ansotegi", detallan desde la Mancomunidad. "Jugué con la figura vista dentro de una casa refiriéndome a la cuarentena para hacer llegar esa angustia que no se percibe desde fuera. Por eso, a la mujer se le cae una lágrima", describe el joven.

noticias de deia