El presupuesto de Sopela contempla cubrir el frontón y los juegos de Iturrieta

Construir una nueva comisaría, cambiar el césped del campo de fútbol y colocar una valla en Urko son otras inversiones

29.12.2021 | 00:22
La Policía Local, en la imagen en una de sus salidas, contará con nuevas instalaciones.

El Ayuntamiento de Sopela ya tiene aprobado su presupuesto para 2022 y éste prevén cubrir el frontón de Iturrieta y también el rocódromo y toda la zona de juego del parque. Se trata de una inversión que requerirá de 1,2 millones de euros y que, como defendió la concejala María Ángeles Ibarra, servirá para dar dinamismo a un espacio que "está poco aprovechado". Además, el cubrimiento permitirá que "el frontón sea más polivalente", añadió la edil.

Las cuentas de Sopela para el próximo ejercicio ascienden a cerca de 16,5 millones de euros, la cifra "más alta de la legislatura", tal y como apuntó Ibarra. De hecho, superan en casi dos millones a las actuales. EH Bildu, Elkarrekin Podemos y Denok Batera Sopela votaron en contra de este presupuesto y la concejala no adscrita se abstuvo, así que el voto de calidad del alcalde, Josu Landaluze, fue el que permitió dar luz verde al proyecto definido por el PNV y el PSE. Además de los cambios en Iturrieta (conocido como el parque de La ballena), otros de los "objetivos estratégicos", según detalló la responsable de Hacienda, son la construcción de una nueva comisaría (700.000 euros), la sustitución del césped del campo de fútbol (550.000 euros), así como la colocación de una valla alrededor de toda la instalación deportiva de Urko (200.000 euros) "buscando una mayor seguridad, porque sabemos que ha habido una serie de actos vandálicos por la zona", admitió Ibarra. Respecto a la comisaría, el equipo de gobierno tiene intención de adquirir una parcela o un local, ya que es "necesario" un nuevo lugar para la Policía Local "porque Sopela está creciendo y la actual ubicación no cumple las condiciones de seguridad que deben tener todos los trabajadores de este Ayuntamiento".

Otras de las iniciativas que priorizan las cuentas de 2022 son: la rehabilitación energética del euskaltegi y la escuela de música (240.000 euros) y la redacción del proyecto de bidegorri de Zabalbide (15.000 euros) y también la peatonalización del centro del municipio. En este sentido, el pasado mes de octubre, el pleno aprobó el plan para sacar a concurso público la redacción del proyecto para semipeatonalizar las calles Akilino Arriola, Doctor Landa y Eleizalde hasta la zona del colegio Zipiriñe con el propósito de ceder la calle al peatón. Con una previsión económica que ronda los 1,2 millones, las obras podrían empezar en la primavera del próximo año. "Hemos realizado un esfuerzo inversor con respecto a otros años", destacó la edil del departamento.

Por otro lado, los presupuestos municipales también recogen la plantación de 300 árboles, la reurbanización de vías públicas en el entorno del instituto y la renovación del alumbrado público.

Debate
 

La única concejala del PSE, Teresa Fernández, explicó que su partido marcó dos líneas rojas: "Que no se bajara un céntimo en las áreas sociales y el compromiso serio de dotarlas de recursos humanos". EH Bildu, mientras tanto, mostró su "desconfianza y disconformidad con el estilo de gobernanza del actual equipo de gobierno, algo que hace insalvable cualquier negociación en el tema del presupuesto" y se posicionó "en contra de partidas concretas", como la destinada a la nueva comisaría o la del cubrimiento del frontón. El edil de Elkarrekin Podemos, Eder García, también habló de que hay "inversiones que por concepto o por cantidad, no terminan de gustarnos". Por su parte, Jon Andoni Gerediaga, de Denok Batera Sopela, aseguró: "No se puede pactar con un equipo de gobierno que no cumple su palabra y desprecia las aportaciones de la oposición". Por último, Patricia de los Ángeles justificó su abstención indicando que "para mí, hacer política es mejorar la calidad de vida de los vecinos".

Los datos

Votación. Los seis ediles de EH Bildu votaron en contra, al igual que el concejal de Elkarrekin Podemos y el de Denok Batera Sopela. Los seis miembros del PNV y la representante del PSE votaron a favor y la concejal no adscrita se abstuvo. Así que el voto de calidad del alcalde nacionalista decantó la balanza.

Método. "Continuamos con la línea de optimización de recursos y no descuidamos, para nada, las áreas sociales y de empleo", aseveró María Ángeles Ibarra.

La cifra

16,5

Las cuentas se acercan a los 16,5 millones de euros.

noticias de deia