Javier Bilbao | Alcalde de Urduliz

"Nadie que necesite ayuda va a quedar desantendido ahora. Tenemos capacidad y recursos"

28.04.2020 | 00:13
Javier Bilbao, alcalde de Urduliz

Orgulloso de la conducta y solidaridad de sus vecinos, el regidor urduliztarra no tiene duda de que el municipio va a afrontar con fortaleza y rapidez los desafíos venideros

Urduliz Con una veintena de casos positivos por coronavirus, ¿cómo está la situación?

—Más allá de la cifra que podamos tener en cada momento, el principal objetivo tiene que ser contribuir a contener su expansión y ayudar a las autoridades sanitarias. La ciudadanía de Urduliz está actuando mayoritariamente de una manera ejemplar y me gustaría agradecer públicamente su compromiso.

¿Cómo es la gestión municipal?

—No hemos dejado de trabajar para conseguir que los servicios esenciales sigan activos. Ahora, las dos áreas básicas de actividad son la limpieza y desinfección y, especialmente, la atención a la ciudadanía, que canalizamos a través del teléfono o el correo electrónico. Queremos que sepan que pueden contar en todo momento con su Ayuntamiento, que nos tienen a su disposición.

Están en contacto con los mayores.

Estamos llamando a las personas mayores de 65 años que viven solas para saber cómo se encuentran y ver si necesitan que alguien les haga las compras, les baje la basura o vaya a por medicinas. También estamos volcados en solventar las emergencias sociales.

¿Hay gente en situación de riesgo?

Se están produciendo casos de emergencia económica. Estamos tratando de identificarlos. Hago un llamamiento para que nos informen sobre situaciones de este tipo. Nadie que necesite ayuda se va a quedar desatendido en estos momentos. Tenemos capacidad y recursos.

A nivel económico, ¿qué medidas se han implementado?

—Aunque ahora estamos centrados en la parte social y sanitaria, no nos olvidamos de la economía. Hemos suspendido los plazos administrativos hasta que acabe el estado de alarma y tampoco vamos a practicar nuevas liquidaciones de tributos en este periodo. Además, hemos ampliado los plazos de pago, en algunos casos hasta el 20 de mayo y, en el caso de las empresas, se ha planteado un plazo máximo de aplazamiento de hasta 6 meses. También vamos a agilizar el pago a proveedores para aliviar su situación y estudiamos implementar otras medidas.

Han reforzado la limpieza.

La desinfección de espacios como las zonas de contenedores, la estación del metro, el entorno del ambulatorio, hospital y residencia de Santa Mariñe es una tarea fundamental.

En esta última, ¿cómo están?

—Estamos en contacto permanente y les estamos ayudando en lo que nos han solicitado, como la desinfección de la entrada. La situación parece controlada, ya que están siguiendo estrictamente el protocolo de distanciamiento para evitar contagios.

¿Qué repercusión tendrá esta crisis en las arcas municipales?

—Es difícil de saber porque no conocemos hasta cuándo durarán las medidas de emergencia, pero es evidente que tendrá una repercusión. Sufriremos en la misma medida que lo hace la sociedad, pero en cualquier caso, nuestra prioridad será ayudar a las y los urduliztarras. Seguramente tendremos menos ingresos desde Udalkutxa, pero que no tengan duda de que nos tendrán ahí, ahora y cuando pase todo esto.

¿Qué proyectos se han frenado?

—Al principio de la crisis paralizamos las obras de los tres proyectos: el parking del hospital, el cubrimiento de la tapa del metro y la urbanización del área 32. Cuando las condiciones lo han permitido, muy recientemente, hemos retomado estos trabajos bajo estrictas garantías de seguridad. Además, se ha paralizado sin posibilidad aún de retomarlo la aprobación del presupuesto.

¿Vislumbra la desescalada?

—Nuestra prioridad es paliar los efectos de la crisis. Eso no quiere decir, sin embargo, que no estemos planificando el día después. El problema es que la incertidumbre es tan grande que no podemos contar solo con un posible escenario, sino con varios, y eso nos obliga a extremar la prudencia. No obstante, Urduliz va a adaptarse rápidamente al ritmo de vida que se imponga en cada momento.

Cuatro años después de su inauguración, al hospital le ha tocado lidiar con una pandemia.

—Ha demostrado ser una pieza muy importante para el conjunto del sistema sanitario vasco y está funcionando con una gran eficacia. Ha dado un sentido pleno a la apuesta que se hizo por esta infraestructura.

Incluso, vecinos han fabricado equipos de protección para sanitarios.

—Esta iniciativa es un ejemplo del espíritu solidario de los urduliztarras. Estamos muy agradecidos porque están colaborando a hacer un Urduliz mejor, más unido. Hacen que me sienta orgulloso de ser urduliztarra. De la misma manera, quiero agradecer la iniciativa de la empresa que nos ha donado máscaras de protección y que, en colaboración con la Asociación de Comerciantes de Urduliz, hemos repartido entre los comercios que están abiertos. Por cierto, que las seguimos poniendo a su disposición si las necesitan. Tampoco me quiero olvidar de otras iniciativas individuales, como la de los particulares que están fabricando mascarillas en sus casas y que hemos distribuido o la de la casa rural de Urduliz, que ha puesto sus habitaciones al servicio de los sanitarios del hospital.

"Que no quepa duda de que Urduliz va a adaptarse rápidamente al ritmo de vida que se imponga en cada momento"

"Hemos retomado los trabajos en el parking del hospital, el cubrimiento de la tapa del metro y la urbanización del área 32"