durangaldea

Medio centenar de artesanos, ‘A flor de piel’ en Durango

La Euskal Denda abrió ayer las puertas de su 24 edición en la plaza del mercado

17.12.2019 | 19:58
La plaza del mercado de Durango se convierte durante cuatro días en el mayor escaparate de artesanía. Fotos: A. S.

La Euskal Denda abrió ayer las puertas de su 24 edición en la plaza del mercado

Durango - Ayer abrió sus puertas la 24 edición de la feria de artesanía de Durango. Bajo el lema A flor de piel, la Euskal Denda ofrecerá hasta el domingo la posibilidad de mostrar al público los productos creados por las manos de los mejores artesanos vascos.

Como manda la tradición, el corte de cinta de ayer, a cargo de la alcaldesa de Durango, Ima Garrastatxu y de Endika Zabala, en nombre de Arbaso, entidad organizadora de la feria, dio por inaugurada esta nueva edición de la feria ubicada una vez más en la plaza de mercado de Durango.

Desde ayer los visitantes disfrutan de cada uno de los 52 expositores y su producción artesanal, al tiempo que podrán participar en demostraciones y exhibiciones que, como siempre, les permitirán adentrase en el mundo de los oficios manuales. "La Euskal Denda volverá a ser, por tanto, un encuentro ineludible para comprobar que la artesanía es un sector vivo, prueba de ello es la renovación en el número de artesanos que acude por primera", recordaron ayer desde Arbaso.

Este año el lema elegido es A flor de piel y es que, según explicaron ayer en la inauguración, "a flor de piel llevan tatuados los artesanos la pasión por sus oficios, el sentimiento por un trabajo que aúna en si mismo tanto la potencia y el sostenimiento de un sector económico, como el mantenimiento de buena parte de nuestra cultura".

Del total de 52 firmas artesanas que se concentrarán en la villa durangarra, el 25% de los asistentes, es decir, un total de 13 firmas son novedad este año. Una circunstancia que deja constancia tanto de la renovación generacional del sector, como de la necesidad del apoyo institucional a un gremio, que se encuentra en plena efervescencia y revolución. Los organizadores subrayan que el objetivo de la Euskal Denda es difundir y profundizar en el fomento y también la comercialización de la artesanía, con el sello de haber sido realizada en Euskal Herria. Por todo ello, esta será una ocasión para que el público conozca el trabajo en vivo del artesano, "cuestión más que necesaria para descubrir a estos profesionales". Destacan desde Arbaso que "la artesanía vasca tiene calidad suficiente para traspasar fronteras y en esa dirección se está trabajando en los últimos tiempos, convirtiéndose en el leiv motiv de muchas de sus acciones".

La feria ubicada en la plaza del mercado de Durango cuenta con representantes de todos los territorios vascos. "Los 1.600 metros cuadrados de esta ubicación hace imposible el crecimiento de la Euskal Denda en cuanto al número de productores presentes", confiesan. Así las cosas, serán un total de 52 los artesanos provenientes de Araba, Bizkaia, Gipuzkoa, Lapurdi y Nafarroa. Además, la feria se verá ampliamente renovada en lo que a las firmas se refiere y es que 13 de los profesionales presentes son neófitos en esta plaza. En porcentaje, suponen un 255 del total de invitados.

Por territorios, una vez más Bizkaia se pone a la cabeza con el mayor número de representantes. Son un total de 24. Gipuzkoa esta presente con diez firmas, muchas de ellas pioneras, procedentes de Araba llegan ocho y desde Nafarroa han viajado nueve. Los territorios de Ipar Euskal Herria estarán representados por un artesano procedente de Lapurdi. Por sectores, este año destacan en número el sector textil, en sus diferentes versiones, pues entre sus 10 artesanos los hay que se dedican a los complementos, a la moda propiamente dicha, o a la confección de fieltro.

Larrinaga La jornada inaugural contó también con un aspecto emotivo. El momento en el que el artesano berriztarra Félix Larrañaga recibió de manos de Arbaso y de la alcaldesa de Durango un reconocimiento al mejor stand del año pasado. Se trata de una elección que todos los años eligen los visitantes y en 2018 decidieron darle el diploma de Félix. "Es un honor, me siento halagado. A mis 60 años, sin relevo y con un oficio tan difícil resulta emocionante un premio de este tipo", señaló ayer mientras sostenía el diploma. Al mismo tiempo confesó también que la Euskal Denda de Durango "es un escaparate muy importante para nuestro sector y muy necesario".

noticias de deia