durangaldea

Ezkurdi, 25 años de un club especial

La entidad durangarra nació como opción futbolística para jóvenes que terminaban etapa juvenil

José Ignacio Alberdi fue uno de los fundadores y primer presidente en aquellos inicios en 1994

09.02.2020 | 06:04
José Ignacio Alberdi fue uno de los fundadores del club de fútbol durangarra que celebra este año su 25 aniversario.

La entidad durangarra nació como opción futbolística para jóvenes que terminaban etapa juvenil

Durango - Un cuarto de siglo dedicado a que los jóvenes disfruten con la práctica del fútbol en Durango. El Ezkurdi Kirol Taldea celebra su 25 aniversario y lo hace con catorce equipos, cuatro de ellos femeninos, y cerca de 300 jugadores. Convertido en uno de los referentes deportivos de la villa, la primera junta directiva estuvo formada por José Ignacio Alberdi, Karmelo Inzunza, Juan Antonio Alberdi, Miguel Vázquez, Ramón González, José Miguel Bikandi, Félix González y José Julio Ercilla.

La idea de crear el club surgió de la necesidad de dar salida a esos chavales que terminaban la etapa juvenil y no disponían de equipo para seguir jugando al fútbol. Fue entonces cuando se decidió desde la Ikastola Kuru-tziaga y el colegio Jesuitak aunar fuerzas con el objetivo fundamental de ayudar a esos jóvenes. "Muchos chavales terminaban etapa juvenil y no tenían equipo para jugar; no nos parecía justo. El Ezkurdi no fue una casualidad, sino una necesidad", explicó José Ignacio Alberdi, uno de los fundadores y primer presidente de la entidad durangarra.

Reconociendo que "la rivalidad deportiva entre ambos centros existía", los fundadores dejaron a un lado las históricas rencillas con la idea de "formar un club de fútbol especial". Lo primero fue elegir un nombre que fuera muy significativo de Durango. Tras barajar diferentes opciones se impuso la denominación Ezkurdi. La emblemática zona del municipio sirvió para dar nombre al club fundado oficialmente el 23 de febrero de 1994. A la hora de realizar el escudo se tuvo en cuenta que Ezkurdi significa lugar donde hay muchas bellotas (Ezkurra en euskera). Y es que originariamente Ezkurdi "se supone que era un lugar a las afueras de Durango en el que había un bosque con árboles belloteros. Este es el motivo por el que el escudo tiene una bellota", puntualizó con cariño Alberdi.

En lo que a los colores se refiere, se fijaron en el Paris Saint-Germain. Y es que la vestimenta del conjunto francés llamó la atención de los fundadores. Así en la primera camiseta oficial del club predominaba el azul con protagonismo para el rojo. Al igual que el escudo, el encargado de diseñar la camiseta fue Manolo Campos e incluso su local sirvió de primera sede para la entidad. "A la hora de decidir cada cosa fuimos muy exigentes porque desde los inicios quisimos ser un equipo moderno y especial; todo lo hacíamos desde el cariño", reconoció el primer presidente de la entidad durangarra añadiendo entre risas que "además de porque era el mayor, me nombraron porque era el que menos sabía de fútbol y con el que menos podían discutir".

Con el difunto Karmelo Inzunza como entrenador, el Ezkurdi comenzó a jugar sus primeros partidos en el mítico campo de arena de Landako. Cientos de jóvenes comenzaron a disfrutar de la práctica del fútbol en un club donde los valores como el compañerismo y la amistad estaban por encima de los resultados. Por el banquillo del primer equipo también han pasado entrenadores como Pedro Bilbao, Alex Madariaga, Zorion Arruti, Jesús Martínez Txuma, Iñigo Larrañaga, Gorka Moreno, Unai Narbarte y el actual Unai Letona.

Tras esa primera directiva, que estuvo trabajando más de una década, han pasado otras juntas formadas por hombres y mujeres que trabajan altruistamente con el propósito de que el club continúe creciendo día a día.

22 de junio El primero de los actos conmemorativos de este año tendrá lugar el sábado, día 22, con una fiesta en el campo de Arripausueta. Todos los jugadores del club participarán en diferentes partidos con la presencia también de viejas glorias que han vestido la camiseta del Ezkurdi. La jornada contará con juegos para los más jóvenes, un concurso de tortillas y el sorteo de más de medio centenar de premios gracias a la venta de rifas; todo ello gracias a la colaboración de bares, restaurantes, comercios y numerosas personas que a título individual han querido ayudar al club durangarra.