La calle María Díaz de Haro se convierte en un corredor verde

Comienza la obra para crear más de 6.000 metros cuadrados de zonas peatonales y arboladas

15.11.2021 | 18:37
Con la creación del corredor verde se priorizará el uso peatonal entre Doña Casilda y el Parque Ametzola.

Bilbao continúa firme en su apuesta por ser una ciudad amigable para el peatón. Ya el pasado 2020 la OCU situaba a la capital vizcaina como la ciudad del Estado con más calles peatonales, y ahora, con la creación de un corredor verde en María Díaz de Haro, el Ayuntamiento vuelve a poner al peatón como protagonista de la movilidad en Bilbao. La obra comienza esta semana y cuentan con un plazo de ejecución de catorce meses y un presupuesto de más de tres millones de euros.

La primera fase de los trabajos se conoce como la 'Fase Parque' y abarca el tramo final de la calle, las manzanas comprendidas entre Simón Bolívar, Pérez Galdós, General Eguia y Autonomía. Los trabajos permitirán reorganizar la sección de la calle, reduciendo la zona de la calzada a un solo carril y posibilitarán ensanchar las aceras para crear un gran espacio central como corredor verde en el que se ubicará un parque lineal. En él se habilitarán zonas estanciales y de paseo. De esta manera se priorizará el uso peatonal creando más de 6.000 metros cuadrados de nuevas zonas peatonales y verdes.

Se generará una gran masa arbolada, visible tanto desde Autonomía como desde Gran Vía que sustituirá generalmente al arbolado existente que no se encuentra en buen estado. La elección del nuevo arbolado permitirá crear un paisaje cromático cambiante en función de las estaciones del año. La especie dominante será el tilo plateado, que ya se encuentra en María Díaz de Haro pero debido a la falta de espacio sufre de drásticas podas.

Con el fin de que las especies puedan desarrollarse de forma plena, el Ayuntamiento ha ido seleccionándolas teniendo en cuenta las necesidades de cada una de ellas y estableciendo las distancias oportunas entre ejemplares.

Para convertir al árbol en elemento protagonista del subsuelo, se proyectarán sistemas urbanos de drenaje sostenible (SUDS), que permiten un enfoque alternativo y respetuoso de la gestión del agua de lluvia en entornos urbanos. Estos sistemas se basarán en la colocación de depósitos de almacenamiento en los puntos más bajos de cada tramo que permitan la filtración de agua al terreno, respaldados por una red de drenaje que llevará el agua sobrante a la red de pluviales.

Además de árboles, lo largo del corredor, en las zonas donde los parterres serán más amplios, se ha previsto la implantación de praderas que permitan un desahogo y den sensación de amplitud.

ESPACIO INFANTIL 


En los 6.000 metros cuadrados de corredor verde se dispondrán tres zonas para los más pequeños: dos elipses donde se ubicarán elementos de juego para todas las edades y una zona central de juego libre, donde no habrá mobiliario alguno para que niños y niñas puedan correr. Los espacios infantiles contarán con varios muros de hormigón armado que los aislarán del vial.

Cabe destacar que se ha previsto un cambio cromático de la luz en la zona del parque según la hora del día, jugando con los tonos fríos y cálidos adecuados a la estación y al nivel lumínico según el momento del día. Así mismo, se incluirá una fuente ornamental que contará con iluminación nocturna.

noticias de deia