Sonrisas ocultas recuperan la cercanía perdida en el Casco Viejo

Los tres murales artísticos que forman parte de la campaña 'Tu sonrisa y la mía' se han instalado en la calle Ronda

22.07.2021 | 13:59
600 sonrisas inmortalizan la lucha contra el coronavirus en el Casco Viejo

Las más de 600 sonrisas ocultas tras la mascarilla se han hecho casi visibles en tres murales artísticos instalados permanentemente en la calle Ronda, frente a la fachada de la iglesia de los Santos Juanes de las Siete Calles. La instalación es el resultado final de la campaña Tu Sonrisa y la mía, puesta en marcha por la Asociación de Comerciantes del Casco Viejo con el objetivo de buscar esas sonrisas que hoy esconden las mascarillas y mostrar la lucha y resistencia de la sociedad de las Siete Calles tan afectada por el covid-19.

Los murales los han creado, asegura la presidenta de la asociación Rosa Pardo, "para ayudar a transmitir una imagen de cercanía que siempre hemos tenido la hostelería y el comercio local. Queremos transmitir que la sonrisa es nuestro mayor gesto aunque haya estado oculta por las mascarillas. Una sonrisa que siempre está en todos nosotros para nuestros clientes".

SONRISAS PARA EL CORAZÓN


El triple mural incluye un corazón para representar a las Siete Calles como órgano vital de la villa. Este está compuesto por fotografías de comerciantes del casco histórico. El segundo indica la palabra Sonríe y recoge fotos de los ciudadanos que han querido sumarse la iniciativa, y el tercero lo componen fotos antiguas del Casco Viejo y muestran la entrada a las Siete Calles por la Plaza Unamuno y la calle La Cruz.

En la campaña han participado cientos de personas, entre ellas varios músicos, escritores, deportistas y gente del mundo del cine y de la gastronomía. Ejemplo de ello son las actrices Gemma Martínez y Sol Maguna, el presidente del Athletic Aitor Elizegi, el diseñar Eder Aurre, el cocinero Fernando Canales y la presentadora de EITB Sara Gandara, entre otros.

La creadora de los murales, Silvia Jiménez, ha expresado durante la presentación que sabía que era una iniciativa muy bonita y necesaria teniendo en cuenta "la situación por la que hemos pasado. El proceso ha sido emotivo porque existe una porción de ciudadanía que ha querido aportar algo tan valioso como la sonrisa". Además, quiere que la iniciativa sirva para darle "otro empujón de positividad a esta situación que se superará siempre mejor con la unión de todas nuestras sonrisas".

El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, ha apuntado que "el comercio nos da vida y sin este sentimos falta de vida". Asimismo, ha animado a los bilbainos a consumir en el comercio local. "Quiero que consuman en el comercio de toda la vida y donde se establece la relación personal, donde nos llamamos por nuestro nombre, porque ese es un valor insustituible, ya que comprar no es solo un hecho necesario sino que debe convertirse en una experiencia diferente", ha invitado a los ciudadanos. Aunque también ha querido recordar que "estamos ante una situación difícil, quiero que nuestra sonrisa signifique dos cosas: responsabilidad, porque no hace falta que se vea, hace falta que se sienta y para sentir la sonrisa necesitamos salud. Y el segundo significado es que la sonrisa tiene que ser esperanzadora e ilusionante".

noticias de deia