con 166 viviendas

La quinta torre de Garellano presenta su diseño final

El bloque se diferencia de los cuatro ya levantados al huir del blanco en unas fachadas llenas de terrazas abiertas

Más del 80% de las 166 viviendas del rascacielos ya están reservadas

09.02.2020 | 20:20
Vista de la fachada suroeste de la nueva torre. Rogers, Stirk, Harbour

Se diferencia de los cuatro ya levantados al huir del blanco en unas fachadas llenas de terrazas abiertas

Bilbao - El último rascacielos que se construirá en la operación Garellano ya tiene diseño definitivo. El Grupo Arrasate, responsable de la construcción de la quinta torre en régimen de cooperativa, colgó en la pagina web de la promoción la imagen final firmada por el arquitecto británico y premio Pritzker Richard Rogers.

En marzo del pasado año, Bilbao Ría 2000, la sociedad propietaria del solar triangular donde se levantará el rascacielos que en la actualidad todavía ocupa la estación de autobuses provisional, presentó un diseño básico del edificio. Después de más de un año de trabajo conjunto entre el Grupo Arrasate y los arquitectos del estudio Rogers Stirk Harbour + Partners se ha alumbrado el diseño del rascacielos residencial más alto de Euskadi, con 119 metros de altura. Esta característica la resaltaba en su Facebook, el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Bilbao, Asier Abaunza, tras colgar la imagen del bloque.

Bautizada como Anboto Dorrea, la promoción albergará 166 viviendas en 35 plantas en superficie, a las que hay que añadir otras cinco soterradas, con 239 garajes. En las imágenes publicadas destaca la práctica desaparición del color blanco por el que se caracterizan las fachadas de las cuatro torres ya construidas en Garellano.

El bloque de Rogers es radicalmente distinto. Las terrazas y miradores son las protagonistas en todos los paños del rascacielos, recordando dos elementos característicos de la arquitectura tradicional de Bilbao desde sus orígenes en el Casco Viejo, como indicaron en la primera presentación del bloque. Además, las terrazas abiertas cuentan con paneles móviles que aportarán cada día una imagen diferente al estilizado bloque en función de su ubicación.

Anboto Dorrea mantiene el zócalo de quince metros de altura con tres plantas de uso comercial y para oficinas, cuya parte superior será una plaza elevada para uso de los residentes. Según indican desde el Grupo Arrasate ya están reservadas más del 80% de las 166 viviendas, aunque aún restan por vender las joyas de la corona: los ocho dúplex proyectados en las dos últimas plantas del edificio, la 34ª y la 35ª.

El Grupo Arrasate tiene previsto el inicio de la construcción del rascacielos una vez concluya el desmontaje de la Termibus provisional que comenzará tras la inauguración, en unas semanas, de la definitiva, que estará soterrada.