“La ONCE ha sido una parte fundamental en mi vida”

Gloria Rosende e Iñaki Ledesma fueron dos de los trabajadores jubilados homenajeados ayer en BIlbao

09.02.2020 | 15:59
Gloria Rosende e Iñaki Ledesma, dos de los homenajeados.

Bilbao - Gloria Rosende reconoce que toda su vida ha sido "una luchadora"; estudió EGB, contabilidad, informática e inglés, sin permitir que su ceguera se interpusiera nunca en su camino. "Fui un poco innovadora porque siempre estudié en la enseñanza integrada; siempre he pensado que es importante la integración, que nos vean como personas normales. Era una más; tuve el apoyo de mis profesores, mis compañeros, mi mamá... Y, por supuesto, de la ONCE; que ha sido parte fundamental en mi vida. Me ha dado la posibilidad de estar integrada tanto laboral como socialmente", explica. Durante veinte años ha sido vendedora del cupón en su Sestao natal, en plena Gran Vía; ahora le ha llegado la hora de jubilarse. "Siempre he querido trabajar en la ONCE porque para mí es como mi casa, donde me siento a gusto y protegido. Ha sido un trabajo que he hecho muy a gusto, me encanta trabajar de cara al público", reconoce. Gloria fue una de los seis homenajeados ayer por la ONCE, trabajadores en algún caso con más de 35 años de vida laboral a sus espaldas, que este año se jubilan. Junto a Iñaki Ledesma, Juan Carlos Méndez, Julio Ávila, Julio García e Izaskun Larrucea, recibieron el reconocimiento de sus compañeros de la organización.

De sus veinte años de vida laboral, Gloria se queda con sus clientes, "acaban siendo tus amigos y confidentes porque se crea un ambiente de cariño muy bonito", y aquel primer premio que repartió en 2012, el 13 de diciembre, "día de nuestra patrona, Santa Lucía. Fueron 35.000 euros al cupón".

A Iñaki Ledesma le diagnosticaron con doce años retinosis, una enfermedad degenerativa. "Me cambió la vida", recuerda. Enamorado del judo y del fútbol, aficiones que también ha mantenido después, este jarrillero ha cumplido treinta años trabajando en la ONCE, vendiendo el cupón en diferentes municipios de Ezkerraldea. "No me gustaba estudiar. He estado a gusto, aunque a veces es un trabajo duro", reconoce. "Ha sido una oportunidad para mí; con problemas de vista, en cualquier sitio no te cogen como no tengas buenos estudios". - A. A.