Arratia-Nerbioi

La parroquia de Igorre ya ha habilitado dos pisos sociales

El domingo se hará una jornada de puertas abiertas y se bendecirán

13.03.2020 | 01:30
Las viviendas estarán en el edificio anexo a la parroquia de Igorre, la antigua casa cural.

Igorre – La parroquia de Igorre comenzó hace unos meses la tarea para habilitar dos viviendas sociales al lado de la iglesia, en la antigua casa cural, un pequeño y bonito edifico situado anexo a la parroquia. Joseba Segura Etxezarraga, obispo auxiliar de Bilbao presidirá la misa con la que se dará inicio a la jornada de puertas abiertas y bendición de los dos apartamentos habilitados en la primera planta de la citada casa cural, "denominada Landakoetxebarri, según recuerdan los más mayores de nuestra anteiglesia", indica el párroco Jose Mari Kortazar.

Serán Joseba y Aintzane quienes cortarán la cinta inaugural. "Serán los hermanos Joseba y Aintzane Bilbao Zautua los que tendrán el honor de cortar la cinta inaugural. No en vano se han criado en esa casa", explica. Y es que "allí vivía Bibi, sacristana de la parroquia y madre de ambos niños. Para ellos es una casa llena de recuerdos y la ven, con alegría, rehabilitada". Cabe recordar que en diciembre de 2018, "unos desconocidos prendieron fuego a la casa, pero la pronta y oportuna intervención de vecinos, municipales de Igorre y Ertzaintza, evitaron que se consumiera toda la casa y la parroquia anexa".

Ahora, más de un año después, los dos apartamentos lucen limpios y actualizados. "El coste de la obra se ha asumido con un crédito y la ayuda de Alokabide, para rehabilitación de viviendas, para su posterior alquiler social". Ese será el destino de ambos apartamentos según previsiones de Jose Mari Ziarrusta, gerente del Obispado de Bilbao, "sin cuyas gestiones y colaboración hubiera sido imposible llevar adelante dicha tarea", agradece Kortazar.

Se trata de una casa con mucha historia, y según relata Kortazar, "la primera planta de la centenaria casa anexa a la parroquia de Igorre, fue la residencia de los religioso marianistas, encargados de la educación de los chavales de Igorre, hasta que el verano de 1.951 abandonaron nuestro pueblo". Durante muchos años habitó allí la sacristana, Bibi Zautua, "dónde crió a Aintzane y Joseba, sus hijos, en quienes recaerá la misión de cortar simbólicamente la cinta de inauguración". Dicha vivienda ha estado desocupada y deteriorándose durante más de 10 años.

"El incendio provocado en la misma, el pasado 10 de diciembre de 2018, aumentó la urgencia de la obra para su rehabilitación y posterior uso como vivienda social en alquiler". El 10 de mayo de 2019 se solicitó permiso de obra para rehabilitar la vivienda y dar pasos a dos apartamentos como vivienda social en alquiler y "tras más de cuatro meses, el Ayuntamiento concedió el premiso de obras que se han llevado a cabo para poder habilitar estas dos viviendas que ayudarán a personas en una situación complicada".

En base a lo que se explicó cuando comenzaron las obras, la idea ha sido que en ambas viviendas puedan vivir dos familias, porque se han preparado para ello. Además, una de las casas tendrá acceso a la huerta. La gestión de ambas viviendas las realizará Alokabide, "porque pensamos que son los que van a hacerlo de la mejor manera posible".