Calasanz Lanbide Ikastegia

Estudiar sin miedos y con ilusión

El centro de formación de grado medio y grado superior Calasanz Lanbide Ikastegia se prepara ya para acoger a sus primeros alumnos aplicando todas las medidas preventivas para evitar la propagación del virus.

03.09.2021 | 09:21
Calasanz Lanbide Ikastegia

UN año más la pandemia hace sombra a la ilusión que sienten los alumnos por comenzar una nueva etapa de estudio en el que encaminan su carrera profesional. Sin embargo, el centro de formación profesional de grado medio y grado superior Calasanz Santurtzi, a pesar de la situación crítica que vivimos, se compromete a acompañar a todos sus estudiantes durante el curso lectivo 2021-2022 haciéndolo mucho más liviano y esperanzador. Aplicarán las mismas medidas preventivas publicadas por el Gobierno vasco y, además, tratarán un tema tan imprescindible como el apoyo emocional. "Hay que potenciar habilidades para la vida cotidiana de los estudiantes, ya que en esta circunstancia llena de incertidumbre hay que saber cómo gestionar las emociones. El coronavirus ha hecho mella en los jóvenes y hay que dotarles de herramientas", apunta su director, Javier Moratinos, quien espera y desea un curso académico con una baja incidencia de contagios en el centro.

Calasanz Santurtzi tiene una trayectoria de más de 50 años. Referente en la Margen Izquierda, el centro cuenta con doce ciclos formativos. El pasado año superaron con éxito la prueba piloto de presencialidad en las aulas, así como las rutinas higiénicas (uso de la mascarilla, lavado de manos, distanciamiento social, etc.). Todo era nuevo tras varios meses de confinamiento y clases on line. Sin embargo, el esfuerzo y dedicación tanto por parte de la dirección, profesorado, alumnado y familias hizo que el año lectivo superase cualquier expectativa prevista a su inicio. "Tenemos un recorrido hecho y la experiencia con la que no contábamos el ciclo pasado. Hay ciertas conclusiones a las que hemos llegado y una de ellas es que los centros de enseñanza y formación profesional son seguros. Se ha trabajado muy duro para diseñar una serie de protocolos y hacer un seguimiento para saber hacia dónde vamos. Por eso ahora podemos afrontar este inicio de curso más tranquilo, que no quiere decir más relajado", advierte Moratinos al mismo tiempo que alerta sobre las nuevas variantes. "Es un mensaje de calma, pero no hay que bajar la guardia porque hay que cumplir el procedimiento establecido", prosigue.

Para este curso académico, Calasanz Santurtzi ha optado por una incorporación escalonada de los diferentes ciclos. Por un lado, el día 8 comenzarán los ciclos de grado superior, el 14 los de grado medio y el 16 la rama básica. "Con esto evitamos aglomeraciones y de esta forma el equipo docente se va aclimatando a la situación", informa. De igual modo, el director comenta que espera compromiso por parte de todos, ya que reconoce que durante el periodo vacacional "ha habido relajación, pero hay que tener en cuenta que volvemos a un espacio cerrado y que debemos ser cuidadosos".

MODIFICACIONES PREVENTIVAS


Una de las novedades es que la temperatura deberá tomarse en casa, lo que significa que esa responsabilidad recaerá en las familias o en los propios alumnos. "De esta forma fomentamos la autonomía y la concienciación, ya que en caso de tener fiebre no podrán acudir al centro", informa. Cierto es que la vacunación masiva augura un escenario más prometedor. Además, se espera que la franja de edad de 15 a 29 esté en breve al 70% con la pauta completa por lo que, en caso de tener contacto estrecho con un positivo, lo alumnos no tendrían que hacer cuarentena. "Seguimos animando a que los jóvenes y todas las personas se vacunen porque es seguridad para todos", comenta Moratinos. Por otro lado, como medida preventiva, el centro cuenta también con unos medidores de CO2 para saber si un aula está correctamente ventilada. "Los vamos rotando y de esta forma vamos modificando los tiempos de apertura de puertas y ventanas. Está contrastado que una de las medidas más cruciales es el tema de la ventilación y ahí es donde vamos a poner el foco", explica el director.

Se inicia un curso académico, de nuevo, lleno de incertidumbre, pero el coronavirus no hará que se pierda la ilusión por estudiar lo que a uno realmente le apasiona. Calasanz Santurtzi seguirá apostando por la presencialidad en las aulas porque ve necesaria la socialización de la juventud y confía en que sus alumnos sean responsables y cumplan con las normas. "Necesitamos la colaboración de todos para vencer la pandemia y contar con unos resultados excelentes", concluye el director.

noticias de deia