Preludio del verano

El calor revienta las playas

Dos arenales tuvieron que cerrarse por superar el aforo y 14 rozaron el lleno en una jornada que alcanzó los 37 grados

13.06.2021 | 19:47

Como si de una ruleta en el casino se tratara. Catorce playas y calas de las 27 que componen la costa vizcaina han estado a punto de plantear el no va más ante la cantidad de usuarios que se han desplazado hoy a los arenales del Territorio.

De hecho, otras dos playas, las de Meñakoz y Barrika, han tenido que cerrarse ya antes del mediodía debido a la invasión de bañistas que han cubierto el cupo establecido para estos arenales con motivo de las restricciones en vigor por el covid-19. Su escaso espacio, de los más pequeños de la oferta lúdica del litoral vizcaino, hizo lógica su rápida ocupación.

Todo ello debido a una calurosa jornada con temperaturas que han superado los 30 grados y que en los cascos urbanos llegaron a alcanzar los 37, según alguno de los termómetros ubicados a pleno sol, por ejemplo, de la capital vizcaina.

Miles de ciudadanos que querían tomar el sol o pegarse un refrescante chapuzón se han lanzado a coger sitio en las playas para sobrellevar la canícula de la forma más fresca posible desde primera hora de la mañana. Ello ha implicado que puntos como La Arena, en Muskiz, Ereaga y Las Arenas, en Getxo, y Arrietarara-Atxabiribil, en Sopelana, se atestaran ya para el mediodía.

Parkings llenos

Gran afluencia en un escaso periodo de tiempo que implicado saturación en los accesos a estas playas y que buscar un estacionamiento libre para aparcar el coche haya sido una aventura digna de Indiana Jones. Y eso que La Arena y Arriatera-Atxabiribil han sido dos de las cuatro playas que junto a Barinatxe y Laida han tenido ondeando la bandera roja lo que significaba baño prohibido, según han indicado fuentes de según informaron los servicios de la Cruz Roja y la Diputación de Bizkaia.

Las restricciones impuestas por la presencia del coronavirus y evitar que se propague otra vez de forma descontrolada impiden el acceso libre a las playas, las cuales son controlados por las policías municipales correspondientes. Sus recuentos constantes son los que informan a los socorristas del estado de los arenales en función de los cuales se iza la bandera verde, cuando están sin agobios, la naranja cuando el cupo está a punto de cubrirse o la roja cuando ya se ha sobrepasado.

Según ha ido apretando el calor y acceder a la costa ha sido un labor de titanes ha ido aumentando el listado de arenales cada vez más saturados. Ha sido sobre las cuatro de la tarde cuando el mapa de la web que mantiene actualizado la Diputación foral ha mostrado más banderas naranja precisamente en los arenales más frecuentadas del territorio. El listado lo han compuesto las playas de La Arena en la Margen Izquierda, las dos de Sopela,Las Arenas y Ereaga, en Getxo; la de Bakio, las de Plentzia y Gorliz o las de Isuntza y Karraspio, en Lekeitio; la de Laga, en Ispaster y las de Busturia y Sukarrieta.

Aunque muchas bañistas han aguantado hasta última hora de la tarde para volver a casa, en algunas de las playas más llenas el regreso ha generado diferentes retenciones y caravanas en las cercanías de las playas. Afortunadamente, según han indicado fuentes de la Ertzaintza, esta mini operación retorno no ha causado accidente alguno de importancia.

 
noticias de deia