"Para que haya hostelería tiene que haber salud", afirma el gerente de hosteleros de Bizkaia

Los hosteleros exigirán a los clientes que respeten y cumplan con las medidas sanitarias

09.02.2021 | 14:20
Concentración de hosteleros hoy en Bilbao
 "Para que haya hostelería tiene que haber salud". Así de contundente se mostraba el martes el gerente de hosteleros de Bizkaia, Héctor Sánchez, tras conocer con "mucha satisfacción" la sentencia favorable al recurso interpuesto conjuntamente por las asociaciones de hosteleros de Bizkaia, Gipuzkoa y Araba para la reapertura de bares y restaurantes en zona roja de toda Euskadi.
 
El fallo de TSJPV permite desde ya la reapertura de locales, lo cual se valora "muy positivamente" por parte del sector, pero desde ayer la palabra "responsabilidad" está en boca de los hosteleros, ya que "solo garantizando el cumplimiento de las medidas podremos contribuir a evitar un nuevo cierre", señalan. 
 
Sánchez comparecía el martes ante la Comisión de Comercio, Consumo y Turismo del Parlamento Vasco, donde se centró en exponer las medidas de contención de la pandemia adoptadas por el Ejecutivo vasco durante los últimos meses, en especial las derivadas de la tercera ola y las festividades de Navidad. 
 
Realizó un análisis comparativo entre Euskadi y Cantabria para poner de manifiesto la "evolución simétrica de la curva de contagios entre ambas comunidades pese a que las políticas de cierre de la hostelería en una y otra comunidad difieren bastante entre sí". 


Protesta de los hosteleros frente a los juzgados en Bilbao. Fotos: Oskar González

Con ello, el representante de los hosteleros de Bizkaia quiso poner en evidencia los argumento "endebles" que Lakua señala para justificar el cierre de la hostelería como principal medida de contención de la pandemia. Esta situación es, precisamente, la que ha motivado el recurso presentado ante el Alto Tribunal vasco contra el decreto de cierre de la hostelería. También señaló la necesidad de "disponer de informes científicos de calado a la hora tomar decisiones sobre el cierre de negocios que afectan al presente y futuro de miles de familias en Euskadi".
 
Tras conocer la sentencia, Héctor Sánchez opinó que con el fallo a su favor "se hace justicia", pero también advirtió de que está "en mano de los empresarios del sector actuar con responsabilidad" y, al mismo tiempo, "exigir a los clientes y usuarios que cumplan y respeten". 
 
"Siempre he pedido y exigido al sector, antes y ahora, que sean totalmente responsables y cumplan las normas, que llamen la atención a quien no respete las medidas sanitarias exigidas, hasta el punto de pedir a la persona irresponsable que no atiende a advertencias a abandonar el local".
 
"El hostelero no es un policía", puntualizó Sánchez, "pero habrá que hacer un esfuerzo extra para que todo se haga bien en la medida de lo posible y seguir teniendo la hostelería abierta. Esta es la responsabilidad de trabajadores empresarios y clientes", señaló.
 
Así mismo, afirmó que es una "pena" que se hayan tenido que "judicializar" las restricciones a la hostelería y lamentó que no se haya podido resolver este asunto mediante el "consenso", y a través del "sentido común" que "a veces falta en algunas decisiones que se están adoptando", afirmó. Es la segunda vez que el Alto Tribunal se posiciona a favor de las demandas de los hosteleros vascos. El pasado agosto, el TSJPV estimó parcialmente un recurso de este colectivo para que se suspendieran cautelarmente las restricciones horarias y de uso de las pistas de baile de ocio nocturno ordenada entonces por el Gobierno vasco, de manera que estos establecimientos dejaron de tener que cerrar a la 1.30 horas como se establecía.
 

Discriminación


Por su parte, el presidente de Bizkaiko Tabernariak, Txema Larrea, considera que es una satisfacción que el tribunal haya reconocido que los argumentos para el cierre de bares eran "una locura". Sin embargo, señaló, "no volvemos a la situación en que están otros sectores, sino a la precaria en que nos encontrábamos antes del cierre en zona roja, que es un desastre para el sector".
 
Larrea cree que hay mucho por hacer y que no entiende los horarios restringidos que se imponen en hostelería. "No es que estemos pidiendo que nos dejen funcionar con total normalidad, pero hay discriminación respecto a otros sectores comerciales. Con las restricciones horarias en hostelería vemos que se masifican los locales", explicó Larrea, quien reconoce que está n a la expectativa de la respuesta del Gobierno vasco en el LABI de este viernes. "Ahora que cae el decreto y la mecánica de los semáforos, tendrán que buscar otra forma de valorar las medidas ¿Quién dice que no van a seguir discriminando al sector, incluso más?", cuestionó.
noticias de deia