reordenación del tráfico

La Diputación mejorará las rotondas del entorno de Megapark y el acceso a la A-8

Las obras incluirán un acceso directo al centro comercial para descargar la rotonda en una zona con un elevado tráfico

09.02.2020 | 17:50
La actuación se centrará en la BI-644 entre las rotondas de Aparkabisa y Kareaga.Foto: José Mari Martínez

Las obras incluirán un acceso directo al centro comercial para descargar la rotonda del elevado tráfico

Bilbao - La Diputación mejorará en los próximos meses las rotondas del entorno de Megapark y sus conexiones con la autopista A-8, un tramo viario que es utilizado a diario por miles de conductores y que, con su actual trazado, registra un alto número de accidentes. En concreto, actuará en la zona comprendida entre las glorietas de Kareaga y Aparkabisa, así como en los enlaces con la autopista, con una obra que tendrá un coste de 4,2 millones de euros y se prolongará durante 16 meses y medio. Entre otras actuaciones, se ejecutará un carril directo al centro comercial desde la BI-644 que evitará que los vehículos tengan que acceder a la rotonda, se ampliará el radio de las curvas más cerradas en la zona más cercana al Max Center y se alargará el carril de aceleración para salir a la A-8 en sentido Santander. Los trabajos permitirán agilizar la circulación en la zona, así como reducir la accidentalidad.

La carretera foral BI-644 discurre a través de 2,18 kilómetros de longitud desde la rotonda de Kareaga, en su conexión con la N-634, hasta la rotonda de Las Canteras, en Sestao, e incluye dos glorietas más en su trazado, la de Aparkabisa -desde la que se accede al centro comercial Megapark- y la de acceso a Barakaldo, además del enlace con la autopista A-8.

El primer tramo de la carretera, entre la rotonda de Kareaga y la de Aparkabisa, está compuesto por una plataforma única, con tres carriles de circulación por sentido, y soporta una elevada intensidad de tráfico en horas punta. Las diversas actuaciones que se han llevado a cabo en los últimos años para dar acceso a los centros comerciales de Max Center y Megapark, así como el reducido espacio existente, han provocado que las condiciones viarias y las conexiones actuales no sean del todo adecuadas, lo que repercute en la seguridad vial.

Por un lado, se registra un elevado número de accidentes en el entorno de la rotonda de Aparkabisa, entre otras causas por el gran número de vehículos que acceden a ella en horas punta, así como por los trazados inadecuados de los accesos a la rotonda por la falta de espacio. Por otro lado, los ramales de conexión con la autopista, tanto en sentido Bilbao como hacia Cantabria, suponen también un problema para la circulación de vehículos.

Los vehículos que salen a la A-8 para dirigirse hacia Cantabria tienen una cuña de aceleración muy reducida, lo que les impide alcanzar la velocidad necesaria para incorporarse a la autopista. Los que salen de la autopista hacia esta zona tampoco lo tienen mejor: si lo hacen llegando desde Bilbao, los carriles son muy estrechos, sin apenas peralte y con curvas muy cerradas, mientras que los que llegan desde Santander también se encuentran con una curva muy pronunciada y que se abre a dos carriles, lo que genera una elevada siniestralidad.

Por todo ellos, se llevarán a cabo una serie de obras que tratarán de favorecer la circulación en la zona y reducir los accidentes de tráfico, actuando en el tramo de la BI-644 entre las rotondas de Kareaga y Aparkabisa, así como en las conexiones con la autopista A-8.

Por una parte, se actuará en el propio tronco de la carretera, elevando la rasante para ampliar los peraltes y así poder unirla con los ramales de conexión en su punto más alto, lo que mejorará la circulación en las curvas más cerradas del trazado. También se colocará una barrera de hormigón prefabricada en la mediana del vial como medida de seguridad ante los choques frontales, y se va a proponer un cambio de los semáforos que regulan el tráfico en la salida hacia la autopista con dirección a Bilbao para mejorar la visibilidad, actualmente bastante reducida en ese punto.

Ramal directo La segunda actuación se centrará en la rotonda de Aparkabisa, que se desplazará ligeramente y contará con un ramal de acceso directo a Megapark, lo que descargará de tráfico la glorieta. Para ello, la rotonda se desplazará ligeramente hacia el noroeste, y seguirá manteniendo tanto sus dimensiones como el número de carriles de acceso desde sus cuatro puntos de entrada. Sin embargo, los vehículos que llegan desde la BI-644 en sentido Sestao que quieran entrar hacia Megapark contarán con un carril propio, de forma que no tendrán que entrar en la rotonda. De esta forma, la propia calzada de la BI-644 pasará a contar con cuatro carriles: tres para acceder a la rotonda y el cuarto hacia el centro comercial. Debido a la existencia del río que discurre en paralelo a la carretera, se tendrá que ejecutar una estructura en voladizo para dar continuidad al itinerario peatonal que se verá afectado por la ampliación de la calzada. En la propia rotonda, las obras se aprovecharán para renovar el sistema de drenaje y para adaptar la iluminación a los estándares normativos actuales.

La tercera actuación se centrará en los ramales de conexión de la BI-644 con la autopista. Llegando desde Bilbao, la salida actual cuenta con tres carriles: dos de ellos conectan con el tronco de la carretera, mientras que el tercero realiza un giro de 180 grados para dirigirse al centro comercial Max Center. Tanto el trazado en planta como en alzado se encuentran muy condicionados por la presencia del terraplén de la autopista contigua. Ahora se van a diseñar curvas con un diseño más amplio y se ancharán los carriles para que también puedan circular por ellos sin problemas los vehículos pesados. En el caso del giro hacia el centro comercial, se va a rectificar la curva sin afectar al actual desmonte, adecuando el drenaje lateral.

Salida hacia Santander Por otro lado, también se va a mejorar la salida hacia la autopista en sentido Santander, que contará con un carril propio en la carretera que llega desde la rotonda de Aparkabisa y una mayor zona de aceleración para incorporarse a la vía rápida. Actualmente, el ramal de incorporación resulta escaso y dificulta que los vehículos puedan acelerar lo suficiente para adaptarse a la velocidad de la autopista, por lo que será ampliado hasta los 300 metros: 175 para la aceleración y 125 para la cuña anterior a que desaparezca. Esas dimensiones permitirán una incorporación más fácil sin afectar al puente con el que la autopista pasa por encima de la BI-3746, la carretera de El Juncal. Eso sí, será necesario adecuar el tablero de la estructura para colocar las barandillas exteriores del carril, tanto en el puente como a lo largo de todo el ramal de incorporación.

Por último, el proyecto también incluye la modificación de la salida desde la autopista en sentido Bilbao. Por una parte, se eliminará uno de los tres carriles que llegan a la rotonda de Kareaga -dos desde la propia BI-644 y un tercero desde la autopista-, ya que esta únicamente cuenta con dos viales en su interior. Ello permitirá también ampliar el radio de la curva de noventa grados que tienen que tomar los vehículos que salen de la autopista, así como rectificar el alzado y los peraltes.

El proyecto acaba de recibir su aprobación definitiva, por lo que las previsiones son poder adjudicar las obras en los próximos meses, probablemente ya comenzado el próximo 2020.

noticias de deia