Retiran ocho toneladas de residuos

La basura que envenena nuestro mar

La gran jornada de limpieza costera se cierra con éxito 2.500 voluntarios y 300 buzos fueron los protagonistas

09.02.2020 | 05:27
Más de 2.000 voluntarios recogen 8 toneladas de plásticos en Urdaibai. REPORTAJE FOTOGRÁFICO: OSKAR GONZÁLEZ

La gran jornada de limpieza costera se cierra con éxito 2.500 voluntarios y 300 buzos fueron los protagonistas

BErmeo - En la edición de su estreno, un ejército azul conformado por 2.500 voluntarios, 300 submarinistas y numerosas embarcaciones de la iniciativa Zero Plastiko Urdaibai consiguió ayer retirar de la mar ocho toneladas de residuos en la costa de la Reserva de la Biosfera. Acción medioambiental y concienciación se dieron la mano en una jornada calificada de exitosa por los organizadores. La jornada de limpieza costera logró recuperar apenas una millonésima parte de las ocho millones de toneladas de plástico que terminan cada año en los océanos, si bien resultó un paso adelante para encarar un futuro libre de plásticos.

Desde las 9.30 a las 13.00 horas y dividida la costa que va de Gaztelugatxe, en Bermeo, hasta Elantxobe en catorce tramos, voluntarios de todas las edades -bolsa en mano y con diferentes instrumentos- se afanaron en no dejar ni rastro de residuos en Urdaibai, ya fuera sobre la lámina de agua, en las profundidades de la mar o fuera de ella. Por tierra y mar, ya que además de a pie por diferentes hábitats de Urdaibai -la zona del alto estuario, en las inmediaciones de Urdaibai Bird Center, las playas de Laga o Laida, Mundaka...-, e incluso zonas algo más urbanas como los Tilos, en Gernika-Lumo, también fue necesaria la colaboración de centenares de submarinistas que peinaron el puerto bermeotarra, al igual que las embarcaciones que peinaron las inmediaciones de la isla de Izaro o la bocana de la ría de Mundaka desde los puertos cercanos. Su tarea concluyó en Ekoetxea Urdaibai, en la Torre Madariaga de Busturia, en la que la tarde estuvo llena de actividades, especialmente enfocadas para las centenares de familias que tomaron parte en Zero Plastiko Urdaibai. Neumáticos, cuerdas, objetos de pesca, envases de aceite de motor, tuberías, textiles, zapatos, piezas de cerámica, botellas o incluso una bicicleta carcomida por la roña fueron algunos de los materiales sacados de la mar para ser tratados correctamente posteriormente.

La reducción de los plásticos que inundan el mar ha sido puesta en el punto de mira de las instituciones vascas, conscientes de que la alarma roja por la invasión de los residuos que flotan en el Cantábrico es una realidad que afecta a la fauna marina. Así, el departamento de Medio Ambiente y Vivienda del Gobierno vasco anunció que en la actualidad diseña una estrategia de plásticos "que se incorporará en el próximo Plan de Residuos de la CAPV y que hará hincapié en la reducción y la reutilización, además de en el reciclaje". Así lo expuso el consejero, Iñaki Arriola. "No solo tenemos que extremar nuestros esfuerzos en la recuperación y reciclaje del plástico, sino que debemos poner un mayor énfasis en la reducción de su uso, en limitar nuestra plásticodependencia". La Diputación Foral de Bizkaia, representada por la titular de Medio Ambiente, Elena Unzueta, agradeció la participación e incidió en que "es una acción complementaria" a la limpieza de playas que ejecuta el ente foral. "El pasado año se recogieron 2.000 toneladas de residuos en los arenales de Bizkaia, de los que cuarenta toneladas fueron de plásticos. En el caso concreto de las playas de Urdaibai, fueron 284 toneladas de residuos, de las que nueve eran toneladas de plásticos".

Si bien las cifras hablan bien a las claras de la situación a la que en un futuro próximo puede verse abocada la costa de Bizkaia, tanto Arriola como Unzueta destacaron la activa participación de Zero Plastiko Urdaibai, en la que Gobierno vasco y Diputación han trabajado codo con codo con el Patronato de Urdaibai y Bermeo Izaro Sub. "El día de hoy -por ayer- ha servido para que todos y todas sepamos que con los pequeños esfuerzos que hagamos en el día a día podemos conseguir objetivos generales muy importantes", evidenció Arriola. Unzueta, por su parte, animó a la ciudadanía a reducir su huella ecológica en forma de plásticos. "La sensibilización es un factor fundamental para que no se genere residuos durante todo el año, y para que no llegue de los mares hacia las playas ni de las playas hacia los mares", recalcó.

Según las cifras aportadas por el Gobierno vasco, en Euskadi se generan al año alrededor de 350.000 toneladas de residuos plásticos, "de las que el 42% son residuos urbanos, producidos por la ciudadanía o el comercio. Del total, se recicla aproximadamente una cuarta parte; un 13% se valoriza energéticamente, y el 61% restante se deposita en vertedero", concluyeron. Una porción de esa basura, no obstante, acaba en la mar, reconvertida en microplásticos que pueden entrar en la cadena trófica al ser ingeridos por los peces, generando un perjuicio ambiental de notables consecuencias. Y más si cabe en zonas de alto valor medioambiental, caso de Urdaibai, declarada Reserva de la Biosfera por Unesco en 1984 y que alberga a 729 especies de fauna, 821 especies de flora, 86 hábitats y 52 lugares de interés geológico, además de tres Zonas de Especial Conservación y una Zona de Especial Protección para las Aves, integradas en la Red Natura 2000.