Pepe Pozas, opción para el juego exterior del Bilbao Basket

El director de juego andaluz de 29 años ha finalizado contrato con el Monbus Obradoiro

04.07.2021 | 23:02
Pepe Pozas, ante Ludde Hakanson.

Pepe Pozas, base de 1,83 metros y 29 años de edad que en las últimas siete temporadas ha militado en las filas del Monbus Obradoiro, es una de las diversas opciones barajadas por el Bilbao Basket para apuntalar su juego exterior de cara a la próxima temporada. Su contrato con el club gallego terminó el pasado 30 de junio y, además, el director de juego andaluz no ha sido incluido en la lista de jugadores sujetos al derecho de tanteo, por lo que es totalmente libre para decidir su futuro.

Base con tablas y gran conocimiento de la Liga Endesa, mucho más director que anotador, Pozas ha sido ya sondeado por la entidad de Miribilla, aunque no es la única opción, ni probablemente la más factible, que se maneja por parte del conjunto vizcaino, que quiere hilar muy fino a la hora de cerrar su juego exterior. Además, él mismo cuenta con otras propuestas, como la del Coosur Betis, y espera noticias desde el propio Obradoiro, que esta misma semana ha incorporado al base estadounidense Braydon Hobbs procedente del Oldenburg alemán.

Pozas (14-V-1992, Málaga) se formó en la cantera del Unicaja, club con el que debutó en la ACB en la campaña 2010-11. Al término de ese ejercicio, se proclamó con España campeón de Europa sub'20 en el certamen celebrado en Bilbao. En 2013 recaló en el Valladolid y un curso después fue contratado por el Obradoiro, conjunto en el que ha militado hasta ahora convirtiéndose incluso en su capitán. La pasada temporada promedió 5,4 puntos (notable 60% en tiros de dos, flojo 25,8% en triples) y 4,7 asistencias en 23 minutos de presencia en cancha pero su campaña finalizó de manera prematura en marzo, cuando solo había disputado veinte partidos, por culpa de una rotura parcial del tendón rotuliano de su pierna izquierda de la que ya se encuentra recuperado.

Si los caminos de Pozas y el Bilbao Basket terminan encontrándose, algo que a día de hoy no pasa de ser una opción, su desembarco supondría el cierre de una línea exterior que, salvo alguna sorpresiva salida, debería afrontar algún cambio de posiciones y roles. El andaluz y Jonathan Rousselle formarían la pareja de bases, Ludde Hakanson pasaría al 'dos' para compartir puesto con el recién fichado Andrew Goudelock y Tomeu Rigo y los aleros serían Valentin Bigote, incorporado hace un par de semanas a la disciplina de los 'hombres de negro', y Álex Reyes. Por dentro, faltaría oficializar la incorporación del lituano Gytis Masiulis, hasta ayer con su selección, para jugar de ala-pívot junto a su compatriota Regimantas Miniotas y quedaría por fichar la pareja de pívots, aspecto fundamental para la composición del bloque con el que contará Álex Mumbrú, además de un quinto jugador interior.

noticias de deia