Ludde Hakanson espera al Obradoiro "sin presión" a pesar de las derrotas

Mumbrú les ha recalcado que si mantienen "las reglas y la filosofía de juego" del equipo las victorias "llegarán"

29.09.2020 | 18:48
El base Ludde Hakanson.

El RETAbet Bilbao Basket encara la visita del Monbus Obradoiro el próximo sábado a Miribilla "sin presión", según su base Ludde Hakanson, a pesar de haber comenzado la temporada con tres derrotas -ante Herbalife Gran Canaria, Iberostar Tenerife y FC Barcelona- que colocan al equipo vasco como colista de la Liga Endesa.

"No hemos ganado todavía y queremos hacerlo. Hay que ver el partido con Obradoiro como una buena oportunidad buena, no como una obligación. Tenemos que jugar sin presión y disfrutar. Así seguro que jugamos bien", subrayó el sueco Hakanson en la rueda de prensa que ofreció antes del entrenamiento de este martes.

En ese mismo sentido se expresó su compañero Jaroslaw Zyskowski. El alero polaco explicó que el técnico, Alex Mumbrú, les ha recalcado en la primera charla de la semana que no se pongan "presión extra encima" y que si mantienen "las reglas y la filosofía de juego" del equipo las victorias "llegarán".

"En el vestuario estamos enfadados porque no nos gusta perder, pero en el sentido positivo. Solo hay que seguir trabajando y construyendo el equipo", añadió Zyskowski, quien a nivel individual es consciente de que puede "aportar más" y mostró su deseo de "dar un plus y más rendimiento" al grupo.

Sobre Obradoiro, el alero señaló que el partido de pretemporada que enfrentó a ambos equipos en Oviedo la semana previa al comienzo de la liga, saldado con triunfo gallego (69-76), les mostró que se trata de un exigente rival que "puede anotar en los 3-4 primeros segundos de posición".

"Han ganado sus tres partidos y vendrán con más confianza, pero si nos ceñimos a nuestras normas tendremos hecho buena parte del trabajo", señaló Zyskowski.

Hakanson también recordó esa inercia positiva en el arranque de la Liga Endesa de Obradoiro, que tiene además "el segundo mejor ataque" de la competición, y añadió que a pesar de que "echan de menos" a su afición la falta de público en las gradas "no puede ser una excusa".

"Nos estamos acostumbrando. En momentos clave, como cuando robas un balón o estás remontando, se echa mucho de menos ese plus. He jugado muchas veces en Miribilla y sé que eso ayuda. Pero no puede ser una excusa porque nos pasa a todos", recalcó el base sueco.