Pívot del Bilbao Basket

Ben Lammers: "Siempre me ha costado exteriorizar mis emociones en la cancha"

El intimidador de los 'hombres de negro' considera que la buena química dentro del vestuario es un factor importantísimo en la gran trayectoria del equipo

12.02.2020 | 09:49
Ben Lammers

Bilbao - Un ogro intimidador cuando pisa la cancha, un chaval timidísimo fuera de ella. Es muy difícil encontrar un jugador que ofrezca dos caras tan opuestas como Ben Lammers (12-XI-1995, San Antonio). Cualquier pregunta que conlleve un mínimo halago hacia su persona le provoca sonrojo, un carcajada nerviosa o un encogimiento de hombros. Como si pidiese pasar rápidamente a la siguiente cuestión. Sin embargo, el máximo taponador y segundo en número de mates de la Liga Endesa es consciente tanto de su magnífica temporada individual como de la del Bilbao Basket y de cara al duelo de cuartos de Copa advierte: "Si jugamos muy duro, podemos tener alguna opción".

¿Cómo llega el Bilbao Basket a la Copa?

-El equipo está jugando muy bien. Estamos rindiendo a buen nivel desde el arranque de la temporada porque los jugadores hemos conectado muy bien desde el principio. El baloncesto es un deporte de equipo, hemos aprendido a jugar muy bien juntos y la clasificación para la Copa y nuestra posición en la clasificación es fruto de nuestro trabajo duro.

Acumulan ya trece victorias, ocho en los últimos nueve partidos. ¿Cuál es el secreto de este equipo? Porque nadie esperaba un Bilbao Basket tan exitoso...

-Yo le doy mucho valor al hecho de que tenemos una gran química de equipo. Además, tenemos muy claro que en cada partido tenemos que darlo todo para tener opciones de ganar. En la ACB no hay equipos sencillos y sabemos que si nos relajamos ganar es imposible.

Hace un par de semanas cayeron por 38 puntos en la cancha de Gran Canaria y perdieron prácticamente para el resto del curso a un jugador vital como Jaylon Brown. Pero han reaccionado con dos triunfos de campanillas.

-Siempre hay que tener claro que en el baloncesto puedes llevar una buena racha de victorias pero en algún momento tienes que caer. Pero también ocurre lo contrario. Esas derrotas duras como ante el Gran Canaria son solo un partido, tienes que olvidarlo lo antes posible, pensar en el siguiente y reaccionar.

Pero esa reacción ante rivales como Valencia Basket o Unicaja es propia de un equipo duro en el aspecto mental.

-Es cierto. Creo que en ese aspecto somos un equipo fuerte. Tenemos claro que a una derrota, por dura que sea, le sigue otra oportunidad para ganar.

Ahora, en cuartos de final de la Copa, el Real Madrid. Casi nada.

-(Risas) Ellos son un equipo muy muy muy bueno. Pero nosotros estamos haciendo cosas muy importantes esta temporada, ya les sorprendimos en casa en la primera vuelta y creo que tendremos alguna oportunidad si jugamos muy duro.

Le tocará medirse con Walter Tavares. ¡Menudo duelo de intimidadores!

-Es un gran jugador, un tremendo defensor y tiene una gran presencia en la zona. Será divertido jugar contra él. Es lo que me encanta de la ACB, tener la oportunidad de jugar constantemente contra grandes jugadores y equipos.

¿Y qué tal se está sintiendo en su primer curso en esta competición?

-Me estoy encontrando bastante bien. Creo que estoy teniendo buenos partidos y también malos, pero en líneas generales estoy satisfecho. Me gusta el baloncesto que se juega en esta liga y también el que jugamos nosotros. Nuestros bases me proporcionan balones en situaciones ventajosas.

¿Hay mucha diferencia para su juego entre la LEB y la ACB? Porque en sus números no se aprecia demasiada.

-Aquí los jugadores son más grandes, más fuertes, más rápidos, tiran mejor€ En definitiva, hay más talento en la ACB, pero globalmente el juego es bastante parecido.

Usted es uno de los debutantes que más focos está acaparando en esta Liga Endesa.

-No lo sé€ Bueno, supongo que es así (se sonroja). Son muchos los buenos jugadores que llegan a esta competición cada año, aunque es bonito que a uno le vean entre los top de esa lista.

Primero de la liga en tapones por partido, segundo en mates€ Esos son rasgos de pívot dominante.

-¡Supongo que soy muy bueno cuando estoy cerca de la canasta (ríe a carcajadas)!

¿Qué prefiere, colocar un tapón o hacer un mate? El sábado ante Unicaja se colgó seis veces del aro rival€

-Me gustan las dos sensaciones. Me quedaría quizás con un tapón porque no es un aspecto del juego en el que cualquiera pueda destacar. Al fin y al cabo hay muchos jugadores que pueden hacer mates, aunque también es cierto que dan un gran subidón€ Además, creo que con los tapones ayudo más al equipo: evitas una canasta, puedes propiciar un contraataque que acabe en puntos sencillos para el equipo€ Eso también le gusta al público.

El año pasado conectaba bien con Javi Salgado y este curso cada vez se entiende mejor con Rousselle y Schreiner.

-Para los pívots es importante establecer una buena relación con los bases. Date cuenta de que nosotros no somos como los exteriores, que tienen mucho tiempo el balón entre las manos. Nosotros les necesitamos para que nos hagan llegar la bola y poder anotar, de lo contrario€

Cada vez se atreve más con los tiros de media distancia€

-Lo intento, lo intento. A veces entran y a veces no. Quiero coger más confianza en mi tiro para tener un nuevo recurso.

El próximo paso, la línea de 6,75.

-Bueno€ ¡Ya veremos!

Haga el mate más espectacular o coloque el tapón más monstruoso, su rostro apenas varía cuando está en cancha.

-No sé la razón, pero desde pequeño nunca he sido muy expresivo jugando, siempre me ha costado expresar emociones en la cancha. Te garantizo que cuando hago una gran jugada por dentro siento una gran emoción, pero no me sale exteriorizarlo. Y si te digo la verdad no se por qué, es simplemente mi forma de jugar.

¿Está disfrutando del tiempo que lleva en Bilbao?

-Me encanta vivir aquí y jugar en este equipo, esa fue la razón por la que decidí continuar en el Bilbao Basket. Me gusta la ciudad, me gusta el equipo, me gustan los entrenadores€ Estoy disfrutando mucho.

Se ha convertido en uno de los ídolos del Bilbao Arena. ¿Le gusta?

-Siempre es algo bonito sentir ese apoyo. Que nuestros aficionados me quieran tanto me enorgullece y hace que quiera esforzarme siempre a tope para representar a esta ciudad como merece.

Lleva una campaña y media como profesional. ¿Está su carrera en el punto que esperaba?

-Nunca sabes qué puede pasar, pero el objetivo era este. El año pasado llegué a Bilbao con la meta de jugar buen baloncesto y ayudar al equipo a ascender. Lo conseguí y continuar aquí era la mejor opción.

¿Dónde se ve la próxima temporada?

-Tengo un año más de contrato con el Bilbao Basket, por lo que me veo aquí y jugando con este equipo.